CURRENT POETRY – POESÍA ACTUAL – SIGLOS XX-XXI: Orión de Panthoseas ®

Oceánica y Calidis

Haz clic aquí para descargar el relato completo.

Lee a continuación un extracto de este relato:

… un día, deseando poner a prueba la fuerza de su amado, Oceánica salió de noche y, subiéndose en el carro de la luna, se elevó con él tan alta en sus juegos y corrió tan deprisa que, al chocar contra Calidis, lo convirtió en mil pedazos, al tiempo que éste, derrumbándose,  emitía un mortal y descomunal gemido.
Cuando se bajó del carro de la luna, y atusó su cuerpo de agua y sus cabellos de espuma, Oceánica lo encontró desmembrado y disperso a lo largo de una playa de arenas diminutas, doradas y blancas.
Sumida y fascinada en esta contemplación, fruto del inmenso infortunio de su obra, Oceánica sintió dentro de si un grito desgarrador y un dolor profundísimo, un dolor jamás sentido antes por ninguno de los infinitos hijos ni súbditos de Océano. Desolada y abatida bajó y lloró en las hondas y oscuras grutas del reino de su padre; errante, anduvo  llorando por cavernas y valles de coral, por entre barcos y misterios hundidos, por entre oscuros y densos filones de niebla marina, hasta que, abandonada de sí misma, creyó morir definitivamente cobijada por los infinitos y tenues brazos de la luz y las algas.
Postrada, estuvo caminando por la eternidad, tratando de sobreponerse a la fatiga y angustia con el fin único de hallar consuelo para Calidis [ oh Calidis, oh Calidis mío, habría repetido mil y una  vez  conturbada y roto el corazón] por lo que  pidió a su Majestad Océano que le permitiera ser únicamente humilde ola, vagando en extrema soledad sobre el cuerpo inerte de su resplandeciente y desmembrado amado.
Viendo tan puro dolor y llanto, tocado su ser por lo ardiente de las lágrimas de Oceánica, su Majestad Océano llegó a conmoverse tanto y de tal manera que…

[… un día, deseando poner a prueba la fuerza de su amado, Oceánica salió de noche y, subiéndose en el carro de la luna, se elevó con él tan alta en sus juegos y corrió tan deprisa que, al chocar contra Calidis, lo convirtió en mil pedazos, al tiempo que éste, derrumbándose,  emitía un mortal y descomunal gemido.

Cuando se bajó del carro de la luna, y atusó su cuerpo de agua y sus cabellos de espuma, Oceánica lo encontró desmembrado y disperso a lo largo de una playa de arenas diminutas, doradas y blancas.

Sumida y fascinada en esta contemplación, fruto del inmenso infortunio de su obra, Oceánica sintió dentro de si un grito desgarrador y un dolor profundísimo, un dolor jamás sentido antes por ninguno de los infinitos hijos ni súbditos de Océano. Desolada y abatida bajó y lloró en las hondas y oscuras grutas del reino de su padre; errante, anduvo  llorando por cavernas y valles de coral, por entre barcos y misterios hundidos, por entre oscuros y densos filones de niebla marina, hasta que, abandonada de sí misma, creyó morir definitivamente cobijada por los infinitos y tenues brazos de la luz y las algas.

Postrada, estuvo caminando por la eternidad, tratando de sobreponerse a la fatiga y angustia con el fin único de hallar consuelo para Calidis [ oh Calidis, oh Calidis mío, habría repetido mil y una  vez  conturbada y roto el corazón] por lo que  pidió a su Majestad Océano que le permitiera ser únicamente humilde ola, vagando en extrema soledad sobre el cuerpo inerte de su resplandeciente y desmembrado amado.

Viendo tan puro dolor y llanto, tocado su ser por lo ardiente de las lágrimas de Oceánica, su Majestad Océano llegó a conmoverse tanto y de tal manera que…]

 

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.