CURRENT POETRY – POESÍA ACTUAL – SIGLOS XX-XXI: Orión de Panthoseas ®

La dicha

Haz clic aquí para descargar el relato completo.

Lee a continuación un extracto de este relato:

Cinco años estuvo Raghussi marchando de un lugar a otro sin cesar y hablando con las gentes y preguntando por ambos. Hasta que un día, con su séquito, se encontró en una extraña aldea a la que había llegado cansado y al atardecer. Los guías de las puertas, al ver a señor tan poderoso, le anunciaron que en aquella ciudad había una mujer con poderes sublimes que procuraba la dicha, por lo que, con toda clase de invocaciones y prosapias fue conducido a los aposentos de Aibidire. Cuando estuvo en su presencia, le dijo directamente:

.- ¿ Tienes tú, mujer, el papiro del valor y la dicha… ?

La mujer no dijo nada. Se limitó a mirarlo con ojos entornados y de forma sensual a recostarse más aún en almohadas, esterillas y rasos que se encontraban en el suelo, hasta que, entre su regazo y la enorme serpiente tatuada sobre el ombligo, consiguió que el recién llegado reposase su cabeza. Y Raghussi se durmió y estuvo dormido plácidamente cerca de medio día. Al despertar, excitado sobremanera porque no sabía dónde se encontraba, al recordar a la mujer, le preguntó:

.- ¿ Posees el papiro de la felicidad ? – E insistió – :dime ¿ tienes en tu poder la dicha ?

.- No existe ningún papiro, ninguno – le dijo tajante Aibidire – Yo sólo te he curado la locura mientras dormías, sin duda la que te hizo ver y creer en ese papiro de que habláis, extranjero.

.- Yo, yo mismo he visto a los ladrones de misterios – dijo señalando con el dedo – esa serpiente que llevas en tu vientre.

.- ¿ Ah, sí ? ¿ la habíais visto antes ? – replicó ambiguamente la mujer por temor a sentirse descubierta -. Pero, intuyendo su inmensa inseguridad, enseguida añadió ¿ y sabíais que esta serpiente procura además la hermosura ? – añadió describiendo su cuerpo con las manos ante los ojos ardientes de Raghussi.

.- En verdad eres muy hermosa, muy hermosa – reconoció Raghussi – Pero, si también proporciona la hermosura, motivo de más para que pronto me sea restituido el papiro. De otro modo ordenaré que lo busque la guardia aunque haya de arrasar tu casa y la aldea hasta encontrarlo…

.- ¡ Está bien, está bien, mi señor ! calmaos, os lo suplico… – repuso apresurada y temerosa la mujer curadora de locuras – Únicamente pretendía sugeriros que, de ser pagada por vos y explicándoos convenientemente dichos secretos…, podríais obtener tal vez el suficiente valor y con él alcanzar la dicha.

.- ¿ Dices secretos ? ¿ has dicho valor y dicha…? Óyeme, mujer ¿ puedes tú mostrarme en qué pueda consistir ese valor ? Decídmelo de inmediato… – le susurró y exigió a la mujer llevando sus manos a sendas empuñaduras de la cimitarra y el puñal.

.- Señor, temo importunaros con mis palabras, pero ¿ sabéis acaso que quien alcanza la dicha y luego la pierde, de inmediato deberá morir ?

Raghussi se detuvo, como en un relámpago reconcentró los pensamientos y se escrutó las fuerzas del corazón. Sí, físicamente resultaba evidente que era poderoso. Y además muy rico. Y conocía lenguas. No, no podía fallar. Más aún – se dijo – si conseguía que aquella mujer hermosísima lo amara y acompañara siempre ¿ cómo, cómo podría fracasar ? ¿ cómo iba a morir ? Por tanto, cuando hubieron acordado que Raghussi entregaría a Aibidire la mitad de sus bienes y que ésta a cambio le entregaría el papiro, que le explicaría todos sus secretos y vivirían juntos por siempre, fue cuando ambos, locos de pasión y jubilo, se pusieron en camino hacia los inmensos dominios del dueño de la dicha

Pero la mujer de la serpiente era una mujer muy versada en el conocimiento del corazón de los hombres y en las artes más exquisitas para procurar…

= = =

1 comentario »

  1. Interesante relato. Ha mantenido mi atención hasta el final. Quizás me haya chocado un poco mezclar los tiempos históricos. Pero en general, me ha gustado. manejas muy bien la prosa.

    Un saludo de amistad.
    Óscar

    Comentario por Óscar Distéfano — 20/09/07 @ 11:17 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.