CURRENT POETRY – POESÍA ACTUAL – SIGLOS XX-XXI: Orión de Panthoseas ®

Una fisura en el pecho

EXTRACTO DE “UNA FISURA EN EL PECHO”

1 – Testigo de cargo
2 – Ángel
3 – Cierzo
4 – Del cine y su tiempo
5 – El buhonero de oro
6 – El mundo
7 – El Rey que yo conozco
8 – En lo alto de una noche de estío
9 – Escuela mixta de Vecilla
10 – Lo que queda
11 – Medianoche
12 – Nosotros, que éramos
13 – Óparis y Cálipse
14 – Príncipes
15 – Reflexión acerca de mi doble oscuro
16 – Robar el aire
17 – Significaciones de La Pascua
18 – Una fisura en el pecho


 

 

TESTIGO DE CARGO

Presentación y dedicatoria especial:

– A “Leona”, mi vieja y querida perra, hermana menor –

– … la colgó el pastor de un manzano florido;

y yo fui aquel niño, con el ojo apostado

tras la rendija de la puerta –

… un huracán salvaje de agujas y rompientes estremeció la huerta,

las vértebras del mundo y las ubres de las flores;

cundió la oscuridad y aleteó sin rumbo el amor y la tarde,

y el cisne de la vida

y el cisne de la muerte;

¡ … que nadie, que nadie sabe hasta dónde es dolor,

que nadie sabe !

… regreso a veces a la rendija infame

y aparecen niños, cromado el iris,

tirados por el suelo;

… no, no es éste otro tormento

ni es otra la inclemencia dejando en carnes vivas

y al raso de repente;

… y no, tampoco tiene más pagos la tristeza que un boquete abierto

de frente a la memoria, un abril de niños y destrozos,

y esta ausencia que atenta me persigue, que me observa y me observa, y me vigilará por siempre.

  ———————————————————————————

ÁNGEL

… ángel, dime ¿ en qué hora se muere ?

¿ en qué instante se invierten los crepúsculos

y también el corazón y el pueblo y el aire,

que todo lo olvidan ?

y siendo así ¿ en qué momento y hora, dime,

se rompen los sellos de las puertas y le memoria entra,

ve, se apropia del dolor y se marcha instruyendo la alegría ?

… porque cunde saber que este discurrir o tiempo no es inútil

ni en su sombra ni en sus fulguraciones;

[por eso, por eso, ángel, te digo y te pregunto]

  ———————————————————————————

CIERZO

… indefectiblemente, a todo corazón llega su nieve y cierzo,

sus rojizos glaciares de témpanos helados,

frío sólo;

… y si entonces los dedos de las manos son ángeles volando

sobre la inmensidad telúrica

del pecho,

qué peligro entraña bajar al sentimiento

y en plena soledad quitarle el canto;

… porque si tú, compañero de hielo – dios herido, tristeza mía –

di tú, digo, escucharas en las cuencas heladas de la sangre,

hallarías violines de infinita ternura bajo toscos atuendos

de un silencio sin más desesperado;

… por tanto, si pudieras recordarme y entreabrir los labios, nómbrame

y llámame, que todos los violines del mundo estarán sonando.

  ———————————————————————————

DEL CINE Y SU TIEMPO

… cuando dan un hachazo en la cabeza y saltan y chorrean los sesos y la sangre

y la toma nos sumerge y adentra por los ojos terriblemente abiertos

de la víctima,

hay quien justifica el argumento señalando que ésa sería

la pura realidad, o qué coño, que el rajado era el malo

de la película;

y cuando tipos Rambo, Harry “El Sucio” o el macarra de turno

entran y moviendo el pulgar o el índice en los bares

y sin más los destrozan mientras violan a la camarera sobre la mesa

y al salir le aplastan las gafas y la cara al señor que venía del teléfono

y todos quietecitos que aquí no pasa nada,

estupefactos o entre dientes tendemos a decir: ¡ qué cabrones !

pero también “¡ joder, cómo pegan…! y la película del mundo sigue y sigue;

… no sé, no sé por qué recuerdo ahora el Concierto de Aranjuez y al maestro Rodrigo,

[ciego]

al piano, interpretándolo;

así están las cosas;

… hasta que Tarantino no salga poniendo alguna adelfa o rosa por la casa,

cuidaros, cuidaros y reinaros mucho, mucho y muy por dentro;

… pero ahora, sin embargo, reíd, aunque riáis poco;

no están los tiempos para desabrocharse el cinto.

  ———————————————————————————

EL BUHONERO DE ORO

… era un hombre mágico;

vendía luz y vendía sombra;

lo vendía todo;

un día se le acercó una mujer y le dijo:

“quiero un collar de oro ¿ lleváis collares ?”;

“de aquí podréis hacerlo” – le respondió el buhonero -;

y arrancándoselo, éste le entregó el cabello;

… la mujer se alejó encendiéndose y apagándose,

hasta que, al fin, se perdió a lo lejos;

… otra mujer, viendo el prodigio, le salió al paso y le dijo:

“quiero la luz y la sombra, vendédmelas”;

y, arrancándoselos, el mago le entregó sus ojos;

… la mujer, resplandeciente y oscura,

rauda, se dirigió a su puerta;

pero, por más que buscó y buscó,

ya no pudo encontrarla.

  ———————————————————————————

EL MUNDO

 … aquellos muchachos, los que hicimos de las tardes de invierno

leña de sombras e inolvidables fuegos ¿ habremos muerto todos ?

¿ habrá estado alguno en París o en Nueva York,

habrá abrazado alguno a Nelson Mandela o visto el cielo púrpura

del sur,

el que sube y sube tan alto y solo para ser tan hermoso ?

¿ … dónde, dónde están los muchachos del color del centeno,

los que abrieron las plazas de polvo y piedra en la vida

e inscribieron sus nombres en ellas por vez primera ?

¿ estaremos vivos…? ¿ o dudaremos aún que fueron ciertos

Machado, Neruda y Cristo,

y aquella lluvia en Vecilla o Campo Rojo en Zamora, Candelaria,

allí, donde la ermita ?

¡ quiénes somos o qué juventud unimos a la paz de las murallas

y a qué verdad habremos de atender si nos preguntan !

… esta nueva tierra mía, Santurtzi querido, hondamente sabe

que no he muerto;

y lo sabe el mar, y Euskadi, y las cinco rosas de la Margen Izquierda,

que son el mundo.

  ———————————————————————————

EL REY QUE YO CONOZCO

… hábleme el Rey,

el que viste de luz entre jardines

y domina el rumor de los estanques;

… es un Rey sin pajes ni caballos;

él va y viene, discurre cual el agua,

y el agua fluye

de piedras y de rosas;

… cánteme, cánteme el Rey

la canción de cariño que entonó en los torneos,

la que hirió a su enemigo y fue su divisa en el exilio;

[el Rey forjó su sello con sangre y sangre pura,

y ya selló su sangre;

el rey esgrime su poder y cetro con quietud inteligente]

… hábleme, pues, el Rey que yo conozco:

el que vence los goznes de las puertas

y sosiega, con paciencia, los furiosos dientes de los perros.

  ———————————————————————————

EN LO ALTO DE UNA NOCHE DE ESTÍO

… hay quietud y el sofoco empapa la noche;

la calle – como el dolor, honda y larga –

sube a los barrios donde la luna es otra

y un llanto amargo descubre mil espejos

de golpes e inocencias;

… con esta placidez ¿ no irá la libertad a hacerse…?

[no, no irá la libertad]

… como placer salvaje de luz y sangre,

suenan cantos por las venas más tibias,

suenan los amigos que están a punto de llegar,

y suena y duele la razón, la magnitud que ignora este mirar mío

sin normas ni mesuras;

… y todo ocurre ahora, presente y nítido como el timbre que insiste,

el que está llamando y rompiendo la espera limpia y fresca

de repente incendiada;

… voy y debo abrir la puerta con cuidado, con mucho cuidado;

mis amigos no saben que los muros de casa están ardiendo.

 ———————————————————————————

ESCUELA MIXTA DE VECILLA

… aquella estrecha escuela de la calle La Fragua

– junto a la huerta “La Nora” –

y su vieja maestra, doña Antonina:

rigurosamente de negro, tan amante y puntual con la norma del día

y sus veinte niños de después de la guerra;

los tapiales laterales encalados de blanco – y altos como el cielo –

sostenían dos mapas amarillos y rojos

y en el frontal un crucifijo;

de parte a parte, con sus toscos tinteros incrustados,

la cruzaban bancos integrales, pulidos por los niños con trozos de cristal

una vez al año;

y al sur,

dos enormes ventanas con algunos geranios consolaban la luz

de aquella calle humilde, torcida y desolada;

… piedras calientes llevábamos contra el frío en los bolsillos,

o repetíamos todos y en voz alta la tabla de multiplicar,

circunscribiendo los bancos de la clase, dando vueltas;

.. cuatro años tenía después de Navidad y mi hermano, Valentín,

me llevó de la mano;

aún retengo aquellas dos enciclopedias, Grado Medio y Superior,

que hablaban del cielo y de la tierra;

… pero ¿ quién llegaría a 14 años y a la vida si por Vecilla y España

cruzaba tanto y tanto frío;

doña Severina llegó enseguida, joven, justo de aquí, al lado, de Pobladura,

– se ha muerto no hace mucho – y después doña Lola y doña Julia,
de no sé dónde;

… recuerdo a las primeras porque lasconocí y las quise,
pero no así a don Jacinto, aquel cura descarnado y tuerto que ya hacía tiempo
había casado a mi padre y a mi madre;

iba desde Fresno en una yegua negra, nos tundía en la Doctrina a palos,

y de nuevo, con paso ceremonial y pistola al cinto, por la carretera regresaba enjuto,

impasible, eterno.

  ———————————————————————————

LO QUE QUEDA

… ved que son muchas las opciones

y todo es útil;

no sólo la virtud o el heroísmo,

sino el error, tan necesario;

… podemos ser deliberadamente

dioses o ruina;

mas nada es igual;

… miradlo y estudiadlo bien,

porque, en definitiva, lo que queda,

es lo que hace más libre al hombre.

  ———————————————————————————

 MEDIANOCHE

… mientras la noche y la luna vuelan sobre la tierra y el mar,

sobre las carreteras, los cementerios, sobre los montes cercanos

y la ciudad encendida,

yo estoy llorando;

… después de mirar y mirar – arrasados los ojos contra el cielo –

después de un rato compartiendo la muerte con los que lloran,

con los que tienen la vida como soplo de otoño frente a la ventana,

después de un rato, digo, comparativamente comprendo mi llanto infundado,

la magnitud y hondura de mis fuerzas y dioses sobre mis huesos tristes;

… porque la noche es, sin embargo, hermosa como un tamarindo en flor,

y entusiasta y serena como un velero entrando por todos los puertos

abiertos de mi aliento;

… yo no sabía que contuvieran mis ojos tantas manchas lunares

ni tantas golondrinas ocultando el sol; no sabía que esta noche viniera

persiguiéndome desde todos los tiempos no sólo con desolación,

sino con el vino inefable de ésta tensa y veraz alegría;

….parpadean y me tocan las luces de la ciudad,

me tocan el mar y el tiempo, este instante me toca,

del cual mis ojos se adueñan y sostienen;

… como si nada ocurriera en el corazón de la noche;

como si en ella no temblaran huesos heridos y rotos como los míos.

 ———————————————————————————

NOSOTROS, QUE ÉRAMOS

 … viajeros

– náufragos, visionarios, trotamundos –

hermanos queridísimos y uno a uno, vosotros,

los que venís y vais en todos los furgones

a última hora de la tarde/noche,

¿ quién os canta ?

¿ a dónde os dirigís con las manos de piedra

y un futuro sin fuego ni agua ?

¿ sois vosotros los que llevabais conmigo la otra tarde la vida de fiesta

y a las seis de la mañana estabais tirados en la acera como cabras viejas,

contra el pecho asesino ?

… y sin embargo, sois como una apuesta,

como el rincón del tango aquél que nos zurró con horas hondas,

horas que han de tener la fuerza de vivirlo y revivirlo cabal y exacto,

tan en punto;

pero ¿ quién os canta ? ¿ quién tocará la melodía loca en los furgones

de noche y de huesos, quién abrirá un ojo grande por donde mirar

en esta ciudad sorda de amor, y quién velará por vosotros la noche próxima ?

… porque yo ya no puedo ser otra cosa que un cierto amigo que os vio partir,

no desde la acera, sino tumbado en la vida, enmarañado en esta soledad de estaciones vacías donde ya no hay furgones libres y el cielo, alto y ocre, parece urdir y ahondar estas solas y absolutamente desvencijadas sombra y desdicha mías viéndoos, contemplándoos.

  ———————————————————————————

ÓPARIS Y CÁLIPSE

[zagales eternos]

… en el monte

– a solas –

se amaron y juraron en diciembre;

… por diciembre se acortan las majadas, las palomas,

el canto del cielo, la luz,

y sólo el sol de las nieves pastorea en las cumbres

y allí queda, encendido;

… abrazada a su peluche de cáñamo y cristal,

habría de morir Cálipse;

y es que fue, fue el veintitrés de enero cuando se abismaron el fuego y las tormentas

y un frío atroz acosó a las jaurías y al ojo del jaguar y al toro negro;

[y un frío así de insoportable, jamás, jamás tiene incertidumbres]

… así, pues, subió Óparis al monte trepando por él, sin él,

por la oscuridad pura,

por el vientre gris/salvaje de una piedra infinita;

… Cálipse estaba al lado de la puerta, caída;

como una mariposa helada la recogió en sus brazos y la estrechó;

luego, mirándola y mirándola, suavemente la depositó sin prisa

en el suelo de la choza;

después bajó los ojos y allí estuvo,

de pie toda la vida.

  ———————————————————————————

PRÍNCIPES

¿ … eres tú

quien más tiene, más puede o más sabe ?

… porque si tú eres

quien más tiene,

más puede

o más sabe,

obligado estás para con los que menos tienen,

menos pueden

y menos saben;

… en este mundo fenoménico y de insólito talento,

– ay querido amigo-

el azar

no existe.

  ———————————————————————————

REFLEXIÓN ACERCA DE MI DOBLE OSCURO

– … porque el monstruo interno de la mujer

es el hombre, y, el del hombre, la mujer –

… este monstruo terrible que emerge de las simas

atávicas del alma, este espanto de mi propia vida

que a destrucción, odio y sangre toma y rige mis pasiones y vértigos,

¿ alguna vez podré mirarlo ?

¿ podré coger la poca claridad con que amparo el corazón, dársela,

y que alcance esta piedad un don con que diezmar la muerte…?

… estos son los umbrales que cruzar ansío, mis fosos, mis aguas negras,

éste, éste soy con rostro de mujer rebelándome y acosándome;

aquí estoy yo – mi enemigo – dentro y solo con la fuerza de un dios

y una espada glacial abierta y sangrienta entre los ojos.

  ———————————————————————————

ROBAR EL AIRE

… anda y robad el aire, que la tierra sepa que es nuestro

y lo sepan también los ángeles, pues ya la locura ha sido

y hacia arriba va la libertad, hacia arriba;

… abrid, pues y encended toda la vida

o apenas un instante;

¡ qué cuesta ungir un relámpago azul

y que brote y entre y prenda la luz del cielo …!

… aventad cuerpo a cuerpo, aventadlos y separad

la granza de dolor y quede el grano candeal,

tomadlo; será la consagración, rito y canto de alegría;

… cuánto lleva el aire y cómo guarda los odres

que darán agua viva, la que empapa y calma,

la que esplende la faz y sobrecoge.

  ———————————————————————————

SIGNIFICACIONES DE LA PASCUA

… podría parecer que nada ocurre y que una vez más

llega La Pascua por marzo o abril con mariposas,

con rosas y equinoccios inmediatamente después de luna llena;

y podría parecer como si la tierra tuviese obligación de hermosearse

porque tenemos puentes y acueductos laborales que atravesar,

playas que cundir o procesiones donde hacer un dios de cera

y después volver;

… y ya, de vuelta, contaremos que el sol nos derritió sobre una hamaca

o que comimos de puta madre en un bar de carretera,

no sé,

tal vez hablemos del jueves, del sábado, del vídeo con sus tomas

o de unas risas por nada [acontecimientos y flecos del viaje]

… pero hay veces que los instrumentos del corazón no llegan,

no son suficientes para saber porque la vida no habla,

pues por Pascua sólo crece, arranca, toma en sus brazos los tallos

de las piedras y se los quita a la muerte;

… y hay veces que si no queman el corazón los soles y vientos

de las playas, si no originan incendios y huracanes

porque acontecen a solas y silenciosamente,

entonces ¿ a dónde has ido, qué tienes que contarnos…?

  ———————————————————————————

TÚ, DEFINITIVAMENTE

 … el león de la aldaba

me hizo presagiar inviolados abismos;

¿ fue aquel un fuego oscuro y la garra de bronce

los que irguieron mis brazos con frenesí sin límites

hacia el lagar de la vida ?

¿ qué, qué fue, oh fuerzas de mi océano, qué fue el tiempo

si instante es y conforma en sí la eternidad ?

… llamé no obstante y entonces, desde detrás de fuegos,

– desde detrás de piélagos de mundos, de bruñidos bronces y fuerzas –

en ese mismo instante, apareciste tú.

  ———————————————————————————

UNA FISURA EN EL PECHO

… no huye la verdad, no se inquieta ni avergüenza,

y es tolerante y paciente, serena, libre, ancha;

cuando nos rebelamos con hechos y palabras, nos tiene y mira,

nos espera y salva porque en nosotros vive, dialoga y piensa

de mil formas diferentes;

… la verdad fluye como mar inacabable y a sí misma se mece, brilla,

y conscientemente se habita y deshabita estableciendo su plenitud y fuerza;

… la verdad, por tanto, no intuye ¿ cómo hacerlo si en sí misma se sabe y es ?

y no, no tiene sufrimiento sino comprensión, más tampoco se oculta,

ni sube, ni baja, ni exige ni impone,

y es que reside, sólo, sólo reside;

… por eso la siento latir,

por eso he descubierto que tiene una fisura en mi pecho,

en él, exactamente donde la siento y soy, exactamente donde estoy y escucho.

 ———————————————————————————

UN RITO EQUIVOCADO

…a lo mejor no es tarde;

¿ me haría bien beber de la virtud del frío,

del dolor y el silencio y entregarme al sino de la sal,

que entraña el pasado y la locura ?

¿ haría bien en coger la paciencia

y a base de gastarla contra los huesos y la desolación

conseguir que me abra el mundo,

saber que no se ha ido y que aún resisten rescoldos

de mi vida con que arder la esperanza ?

¿ meditaría y descubriría así la aridez de la nieve,

las uvas duras del instinto y esta filigrana de voces y miedos

que como musgo oscuro ataja la alegría ?

… a lo mejor no es tarde y tenga que abrasar las manos

para abrir los fuegos de la sangre o tal vez no tenga más remedio

que morir, que es como callar con la ropa puesta

y andar de acá para allá rehabilitando destrozos y tiempos muertos;

… o a lo mejor ser de hombre sea otra cosa

y esté buscando, ciego, un rito extinto, banal y equivocado.


 

 

 

 

= = =

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.