CURRENT POETRY – POESÍA ACTUAL – SIGLOS XX-XXI: Orión de Panthoseas ®

Tratados de hombre

EXTRACTO DE “TRATADOS DE HOMBRE”

1 – Instante y súplica

2 – Y las valkirias lo aman

3 – La noria

4 – De la infinita guerra

5 – Glamour o no glamour

6 – Ella y él

7 – Sintiéndose y buscándose

8 – Terrestres y divinos

9 – … y los coches pasan sin entrañas

10 – Tesis del error

11 – De la noción de viaje

12 – Aitiíne

13 – Secretos sirvientes

14 – El grial de Ebor

15 – Compartíamos guijarros

16 – Reconstrucción

17 – La conferencia

18 – Splin de la noche

19 – Estancia de amor

20 – Hijo íntimo

= = =

 

 

 

INSTANTE Y SÚPLICA

 

… madre de todos los tiempos, recógeme en tus brazos, abrígame;

en el ingente hueco de tu amor, mírame y reconóceme,

sonríeme, háblame;

… tirito, siento frío y no cesa el vendaval de la muerte

ni la irrupción de montañas y mares terribles por las simas del alma,

y no, no la oscuridad íntima, madre;

no, no el miedo, no la angustia;

… a ti clamo como dios caído,

cual hombre,

cual lirio o animal que fui;

… son muchos, madre, mis  trozos, las cicatrices/alma, las suturas;

desde todos los destierros y ordalías llego;

… no pido un sitio tibio en el hogar, y no, no un sol, madre;

sólo aliento, pausar el dolor, sólo, solamente;

los hijos de Caín crecemos con la guerra.

 ———————————————————————————

… Y LAS VALKIRIAS LO AMAN

… si desde mi cuerpo y con sus ojos miro,

si entre sus hebras me arrebato, canto y amo, sufro y muero,

es por sus Campos de Marte donde redimo y libro mis batallas;

mi cuerpo recoge los espejos, las violetas caídas,

la ansiedad y el gozo

[la muerte]

… como eco infiel,

él instruye oscuridad,

y, sin embargo, guarda los fuegos, las serpientes divinas,

la sagrada ciencia, la luz inmortal y las valkirias lo aman;

… me iré lejos y lo dejaré caer cual copo de nieve, cual pámpano o miel,

cual rocío, y con su último resplandor o luz

vendré;

… mi cuerpo y yo nos reconocemos;

inveteradamente, los adalides de la guerra nos presienten y temen.

 ———————————————————————————

 LA NORIA

… en los alcabuces llegaba el agua

y hasta el cielo iba la luz;

su oro hería los ojos, el aire, los metales,

penetraba la tierra o corría cual muerte viva dándose,

ardiendo, exterminándose y haciéndose mortal;

… tal era entonces en llamarada la huerta,

el dédalo, la cintura del mundo,

la deidad del alma y templo recibido:

el amor;

.. porque allí, en su mística circunscripción se oía al sol bajar y beber,

erigirse en Cristo

y morir;

… y nadie, nadie enturbiaba el milagro, nunca;

“tac, tac, tac, aquel traqueteo de los cangilones contra el tambor de hierro,

aún, con todo su vigor, por el mar del corazón golpea contra el ser, sueña y vive.

———————————————————————————

DE LA INFINITA GUERRA

… hazte autosuficiente, libérate y no seas carga para nadie,

ser mío, reconstrúyete;

eres fuego purísimo,

vive en ti,

vive;

¿ recuerdas cuando preso entre mundos te cercó la oscuridad como una muerte

y tuviste que luchar contra esa muerte, o cuando por primera vez te viste caído y sin poder

y quisiste conquistar y ejercer ese poder, recuerdas…?

… y tú, alma mía, compañera, flor, esposa, novia,

¿ me oyes en este instante en que enarbolo el deseo de luz y eternidad

con que intento labrar la espada de los héroes ?

… y tú, cuerpo mío, ágata y metal, rocío,

¿ una y otra vez estás dispuesto a la muerte de hombre,

a las esperas y resurrecciones que aguardan ?

… porque si es así, y es la hora,

sin más tardanza dispongamos del signo de rigor y emblema del combate.

———————————————————————————

GLAMOUR O NO GLAMOUR

.. el amor enmarca y salva al mundo;

el joven rico había cumplido con la ley,

pero aún no era capaz de olvidar sus bienes

y seguir al Cristo;

¿… en qué crees, pues, hombre mío, que pueda consistir

nuestras dádivas al César,

y en qué la alegoría de expulsión enérgica del templo ?

dime ¿ recuerdas a los cambistas y vendedores de palomas ?

… mira y que sólo en libertad haya liberación, úsala,

pero hierro encendido es, apto para el dolor

y lema para valientes;

porque ¿… acaso conoces a ese rico que administra y no ama la riqueza,

el que lucha y lucha cimentando empleos, sembrando ciencia y rosas,

el que instruye y dispensa libertad, lo conoces ?

porque si es así, te habrás fijado en que apenas sale en Facebook,

que tampoco en Twitter, y no, y no en papel couché;

… hombre mío, ser del Cristo ¿ no entraña, digo, un sesgo de silencio ?

 ———————————————————————————

ELLA Y ÉL

… en la limpidez íntima en que ardían se oía el mar;

iban en la noche como en resplandor de nimbos,

cual si en oro que escapase de un templo de corales

y anémonas del sur, y altos el talle y la mirada:

la flor del corazón;

… cual tímpano de lirio y sílice de rosa, emitían luz;

¡ ah entonces el cónclave del cielo,

ah su divisa en llamas, su sello y su poder !

… juntos habían venido desde todos los tiempos y dolores todos

por todas las esquinas y molicies, gestas y temblores

a esta convención de amor de hoy;

…en la hora exacta, el ángel de la muerte los vio partir;

su ser de aire, fue una brisa encendida.

———————————————————————————

SINTIÉNDOTE Y BUSCÁNDOTE

 

… de ti llevaba el aire vértigo y néctar, sílice y oro, lluvia;

fue cuando en medio del pecho se me originó un desgarro, un desprendimiento, una conmoción,

un estampido terrible y grandioso, salvaje, ingente y desconocido: una luz sin fin, un cántico inmortal;

… porque ¿ no es instante sagrado aquél en que los pájaros son hálitos de fuego

entre hiedras divinas y el añil del sol y callan ?

fue oyéndolos, oh amante, cuando supe que no existía la noche,

que la tierra era ópalo y cristal, y que el fin del mundo habría de consistir únicamente

en que un dios no fuese paladín de tus tenues pálpitos mortales;

… volver, volver quiero al aire, a la condición de amor total, a la intensa hoguera

en que el agua viva es fuente de honor y sed,

tuya y mía, amor,

tuya y mía;

… estoy pasando sobre un campo de rosas;

río y lloro,

voy buscándote.

 ———————————————————————————

TERRESTRES Y DIVINOS

… del sur venía Araí,

de los cielos carmesíes y púrpuras,

de sus manantiales vivos;

en cestillo divino traía dolor de piedra y agua,

– y el del aire –

y allí estaba ya sin mácula y cual novia física y divina,

cáliz de todas las rosas;

… Herfás la vio sobre el mar de la tarde y ella lo reconoció

por su luz entre lirios;

¡…y ay el esplendor recóndito del dios,

ay la ternura de los brazos amantes bajo la sombra del olmo,

y ay, ay el enorme, del inconmensurable sabor del pecho !

en indescriptible emulsión de almas instituyeron su flor de vida,

su ensueño y su verdad;

…y aún los portones de la noche permanecerían abiertos, aún, aún.

 ———————————————————————————

…Y LOS COCHES PASAN SIN ENTRAÑAS

… cae un hombre, se duele, se enerva y se levanta;

como en su chaqueta, siente la eternidad y busca en sus bolsillos,

se toca la frente, respira y tose a su pesar;

sus dedos y ojos de dolor lo buscan todo: un beso descarnado,

una cerilla, un palacio, el hondón de una aguja en el alma y por doquier…

… las caídas siempre ocurren por calles solitarias y empinadas,

y en los días de viento, frío y lluvia, los caídos suben como cristos solitarios

o bien ruedan y se estrellan calle abajo contra bancos, buzones, farolas

o señales de trafico;

¿ recordáis a Carlos Nieva ?; sí, era de los que día a día bajaba dando tumbos

y él siempre lo intuyó;

… no, no hay escape; a veces canta un hombre y a veces una bestia,

pero siempre un dios que tiene que luchar para poder morir

y poder volver;

… la noche es tenebrosa, densa, muy oscura, y los coches pasan sin duelo y sin entrañas.

 ———————————————————————————

TESIS DEL ERROR

… por la noche, y ya, en el lecho, cuando la ansiedad no existe

y el silencio inspira sosiego y placidez porque alcanza y toca el laúd de vida,

el corazón y la mente hablan y hablan, parlotean sonriendo y dando, prometiendo;

… y cuando el placer, cual vino embriagador ha elevado el ritmo y la emoción

a cálculo infinito, ah, entonces todo es ya total y todo, todo es ya posible;

… y al fin, cuando la alegría es agua viva y vanidosa exalta con sólo lluvia su existir,

ah, tampoco preguntéis por qué los brocales no han de encajar

con las bocas de sus pozos;

… por tanto, cuán seductora nos es la almohada, qué ingrávido el placer

y qué indolente y frágil la alegría,

qué míticos ambos, qué ilusorios;

son el séquito de error, nuestras brujas de sangre y nuestras sílabas/cruz;

… por ello, si existiese la fatalidad – ebrios y locos – los minutos correrían y correrían

sobre nosotros desbocada y definitivamente invictos.

 ———————————————————————————

DE LA NOCIÓN DE VIAJE

.. cuando emprendas un viaje [acaso huida]

– oh tú, creador de mundos, tú, visitador de ciudades –

obsérvate y escudríñate en él, toma la lupa de alma y sé consciente

de que vas a abrir un sol, de que tocarás su sangre y de que su sangre serás tú;

¿ habrán de removerse o tal vez resquebrajarse los ejes de una flor ?

¿ nacerá o morirá en ti al fin algún sueño o tiempo ?

¿ o quizás desde el advenimiento del aire

consigas respirar ?

[los dados han caído y tu viaje es el tapiz]

… presa y libre de quien es o lo que es, la verdad no se detiene,

no incurre en negligencias, no es vía de trueques y no, nunca de retrasos;

en todas direcciones entra y sale, fluye, y en sus manos de nieve

la oscuridad es nieve, ella misma,

lo que va a permitirte tu contemplación,

ver y ser;

… el progreso de un dios reside en su edad y actividad de fuego,

su genio y vida brillan con su lumbre y canto encendidos;

… un viaje es un temblor, una crisis, una aventura, un don a discernir, un término;

su curso y luz son eternos.

 ———————————————————————————

AITIÍNE

… en unidad de amor

mi amada brilla, fulge;

campanas y caracolas suenan cuando la ven venir,

se agitan, la definen, la anuncian,

y ebrios, por un mar azul, los colores del mundo corren y danzan,

son como pececillos rojos, amarillos y verdes sobre el dios del crespúsculo;

… por la arena, lejos aún, al vernos, ella grita ¡ Itsoel… !

y yo le digo ¡ Aitiíneee…! y entonces aceleramos el paso y corremos,

y la sangre sube, vuela y quema por las estancias del pecho;

… entonces Aitiíne es todo, es dios, mi ser, la luz, Aitiíne es el aire.

 ———————————————————————————

SECRETOS SIRVIENTES

… reconózcase que, cual si fuesen mismamente ustedes, ellos son mortales e inmortales,

créase que a menudo son la estera e inquina de la casa,

y óigase que atraen la infamia y con recato asumen las simas del dolor más trágico y más hondo;

[resistan y soporten esto, ah,  pues, sirvientes, y transfórmenlo]

…  cuando a través de muros y puertas miran y observan,

al otro lado arde el sol, rugen el viento y el pedrisco,

o el mundo se enfurece con sus leyes civiles cual pus del corazón, cual cieno o humo:

su hez mortal;

[… y sí, sí, ciertamente, con su espada de amor o poder de alma, instituyen las rosas]

¡ ah jardineros de vida, créenlas divinas y prosigan cultivándolas y trayéndolas cual concreción de luz,

en que los hombres/dioses se ilustren y liben !

“a menudo nos salen al encuentro – asienten – y nuestras manos las cruzan y no logran tocarlas”,

tal es nuestro tul en vuelo, nuestro hogar y poso,

verdad del ser y el siglo”;

… admítase, al final, que el sirviente no ha muerto,

que florece con la luz y las rosas y que con ellas trabaja y vive, que alienta,

ah, ah, y si tienen ocasión, déjense informar por un rostro sin tiempo, sin atuendo y sin nombre,

y ayudando en silencio, arriba o abajo, siempre, siempre, siempre.

 ———————————————————————————

EL GRIAL DE EBOR

… más allá de los mares últimos, de las tierras y luces últimas,

estabas tú;

… entré en mi corazón como en un fuego

y rosas vivas salieron a mi encuentro cuando dije que Elaí era tu nombre,

mi fe y razón, y mi última, mi excelsa gloria;

llevaba por divisa mis tambores, mis lábaros y lanzas, mis fuerzas y triunfos,

el óleo terrenal,

el mando y ser,

la estirpe;

… y nada fue;

… en atrios de silencio, bajo luz purísima, del otro lado de la sangre, vive Amor;

aquí, aquí está mi Camelot, mi Excalibur, y, también, mi patria y reina,

la que sueño y fulge,

mi Elaí;

… por tanto, extramuros aún y peregrino en el pecho,

pobre, desnudo y ciego, solo estoy;

¡ ah, rosas vivas…! a aquélla, a la que es mi alma,

¿ podréis decirle que Ebor ha muerto y Ebor está llamándola, podréis ?

 ———————————————————————————

COMPARTÍAMOS GUIJARROS

 

…compartíamos guijarros, los óvalos del mar, el temblor de lunas

y el canto del fuego, su música;

cuando sus ojos penetraban la tierra intimando el dolor y lo asían,

yo – joven aún y viéndolo –

lloraba porque todo en él fluía cual si fuese bálsamo por las llagas del mundo;

… una tarde recogió sus párpados y, por edades, partió sin más;

desde entonces guía nuestras células, nuestras sangres y alimentos,

e instruye el aire, el ojo del jaguar, la montaña y la hebra de miel y de rocío;

su presencia cultiva el corazón con fe y conocimiento,

pues da cumbre y épica a la luz,

sazón,

hondura;

… y pronto volverá;

ah, pero no cual perfil mortal que torne, sino cual flor que creó y llevó consigo:

su cáliz vivo, la esperanza, la intuición de triunfo con que enciende

esta insondable fuerza con que él nos prende, quema y nos habita.

 

 ———————————————————————————

RECONSTRUCCIÓN

… al río tiré mi llanto, al río,

y también mi fe de agua, y los mares, y los viejos manantiales,

– toda el agua –

y así la prez o viejo honor,

el canto inmemorial,

mi norte y sur,

la piedra;

… iba, pues, con mi espíritu a solas instruyendo rocíos y almas/fuego, hombre,

porque quería instituir en este cuerpo, de fiebre y vértigo,

el sueño indestructible de los cielos nuevos con la muerte viva y viva;

… tal cruzo y voy en mí:

franco el pecho, la sangre libre, el verbo y las venas incendiadas.

 ———————————————————————————

LA CONFERENCIA

… el alto sitial está vacío;

abajo, a pie de obra y fuego,

hoy habla y arde el mundo;

… e igualdad y paz imparte la justicia,

y luces,

sueños,

destino;

… por la sala infinita tose el dios y su alegría tose,

ambos se detienen y disculpan pero ya es tarde:

la asistencia también tose, vive, esplende,

la asistencia es brasa pura;

… arañando el aire y rugiendo, fuera está la oscuridad;

por tanto, el instructor de dioses intuye la agresión, abre la puerta,

y, en trance de caer, asume el riesgo y el denso cenagal de los combates.

 ———————————————————————————

SPLIN DE LA NOCHE

… y digo y digo que es ingente el dolor y el miedo a la eternidad;

he despertado por el stand de la noche y conocido

sus playas y parques, sus templos y calles, sus metros y sus supermercados cerrados;

… latiendo a fuego lento, la noche es un espectáculo espectral y gigantesco:

la conmemoración de la furia, la rebelión de los dioses, la hiel, el extrarradio,

la pulsión mortal e inmortal,

mi corazón;

… tener y doblegar un instante así es una acción sin límite,

la ley

y el ojo del jaguar en todas partes;

… mirar, sentir y oír la representación del mundo, coger y ser su espada,

– bendecirla –

consiste en despeñarse por la sombras y regresar sin furia

y acaso luminoso, pero triste;

la esperanza – vuelvo y digo – no es blando pedernal que nos aguarde;

tan alto es el honor, pues tal es, tal es la luz.

 ———————————————————————————

ESTANCIA DE AMOR

… amor mío, ah, no vengas nunca y déjame ir a buscarte,

que tengo que romper la ortodoxia de piedra y los andrajos del siglo;

no vengas, no vengas nunca, que en plena guerra está la oscuridad cruzando

con sus banderas de hierro el sur del corazón;

… arden los días, cae con dolor el rocío

y el humo enturbia todo;

conmigo están las fuerzas y el aliento, mis poderes de vida,

los diezmados hálitos de hombre y lumbre

con que vine a ser;

… osar infinitos, crear y resistir es lema y vínculo en combate,

homenaje al caído, Flor de Lis,

anhelo, salud y sed;

…. amor mío, déjame instar tu morada con lo mejor del fuego,

deja, pues, que cese el humo y dirima la guerra, déjame, déjame;

las cicatrices curan cuando fulgen las rosas.

 ———————————————————————————

HIJO ÍNTIMO

… hijo, aunque calles, tuyo es el calor del pecho, el libro de sangre

y el tenue aroma de los óleos divinos;

en ti se entiba el mar y se doblega, se estremece, vibra la eternidad

y en ella arden y fulgen las constelaciones;

en ti, oh amado,

tu madre y yo percibimos e inspiramos vida;

… cuando abriste los cielos e incendiaste la casa ¿ ah, recuerdas ?

cuando tu voz y luz se hicieron reverberación del principio del mundo

y emergieron las rosas, no te dimos entonces, ah joya de alma,

otra estancia que este humilde cendal de nuestro aliento;

…eres sol de amor en nuestros labios, hijo;

tus latidos de hombre son de fuego en la boca.

 

                      

1 comentario »

  1. […] Tratados de hombre Archivado en: Poesía — oriondepanthoseas @ 9:29 am Lee un extracto de este nuevo libro de poemas […]

    Pingback por Tratados de hombre « SIGLO XXI-POESÍA: Orión de Panthoseas ® — 30/04/10 @ 9:29 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.