CURRENT POETRY – POESÍA ACTUAL – SIGLOS XX-XXI: Orión de Panthoseas ®

Todo es camino

ÍNDICE

Capítulo I – Inquietud y duda

1.- A contraluz del mundo [en la pequeña pregunta]

2.- ¿ Quién, quién llama, quién está ahí [en la gran pregunta]

3.- Pertenencia y libertad

4.- Cielo redentor y furia

5.- Al venir el día

6.- Eternidad y rosas

7.- Desandar y reconstruir camino

8.- Volvamos a Naím, madre

9.- ¿ Quiénes, quiénes somos ?

10.- Es un relámpago

11.- El calor del cielo hoy

Capítulo II – Diálogos y redenciones

12.- El visitador de ciudades

13.- Hombre en la calle

14.- Canto de la verdad

15.- Compañero, venimos de muy lejos

16.- Flor de Grial

17.- Lirios y rosas

18.- Himno del espíritu

19.- De cómo el amor

20.- Los 9 versos del alma enamorada

21.- De Dios o el agua dulce

22.- Cualquier flor

Capítulo III – Breves resúmenes

23.- Acerca del regreso

24.- La siempre bien amada

25.- Bajo el ojo del cíclope

26.- Por entre huertos de manazas y campos de maíz

27.- Agua de lluvia ardiendo

28.- Exhorto al corazón

29.- En un sol o una rosa

30.- Mujeres y hombres

31.- De nuevo la libertad

32.- Arre, caballo viejo

33.- Campo de batalla

34.- La casa de Juan

35.- La noche y los lirios

CAPÍTULO I – Inquietud y duda

A CONTRALUZ DEL MUNDO

[en la pequeña pregunta]

… ¡ eeeh ! ¿ quién canta ahí fuera,

quién está… ?

[gime el viento, escarba en los escalones, bambolea los toldos, ríe…]

¿ quién está, quién es… ?

[salta y echa a correr el corazón, se excita,

y siguen cayendo piedras, y pasando autos, y niños gritando y saltando

al viento y frente al viento]

“ … no, no puede ser; el sol aún está alto – mira el reloj – son las 5 de la tarde

y no puedo ver ¿ quién, quién me quiere mataaaarrrrrr… ?”

– grita desesperadamente sin que nadie esté;

[y resbalando, cayéndose, se aprieta contra el muro y con afán busca los ojos,

la agresión del alma, el dolor de oír]


¿ … QUIÉN, QUIÉN LLAMA, QUIÉN ESTÁ AHÍ … ?

[en la gran pregunta]

“… de entre fuerzas y lumbres vivas, de entre grandes y pequeños dioses”;

oíd este diálogo apurando el silencio de mente y paz del corazón,

venid y penetrad, tensad la hebra de amor, sabedla y tenedla,

porque sólo, sólo en ella, tendrán su luz la faz y el esplendor del mundo;

… nada sobra, nada, porque nada está en la muerte muerto

y nada en desecho, nada perdido;

ah, ni siquiera el hedor acontecerá sin brillo;

… en las crisis o fríos invernales, en la intimidad del alma,

con dolor levanta el sol;

pero son tan hondas, tan fulminantes

su luz y voz…

… a veces, en la intercomunicación de inmensidades, inquieto y asustado,

vehementemente tiembla y se agita el ser, e, intentando contrastar su vida,

con fuerza y frenesí inquiere hacia lo alto: ¿ quién, quién llama, quién está ahí…?

… y sólo, sólo son los carros de silencio que en silencio y con silencio pasan.



PERTENENCIA Y LIBERTAD

— … antes de que terminéis desterrándome, me habré ido;

— ¿ y a dónde irás, tú, gentil y apátrida, a dónde… ? – decís;

recordad que, al igual que vosotros, no tuve nacimiento;

entonces ¿ por qué habría de pertenecer a Vecilla de la Polvorosa o a Santurzi,

por qué a Castro Urdiales, o por qué, por qué a España o a Europa, incluso a Gaia, por qué… ?

¿ es que acaso añadirán algo las lenguas ? ¿ y lo harán – decidme – el sexo y el color,

y acaso, ah, pensároslo bien, acaso lo harán los credos…? preguntáoslo, decídmelo…

pero, sin embargo ¿ y ella, y la libertad ? ¿ os dirá ella algo ?

— ¿ y qué es la libertad, Orión ? antes de que te vayas, dínoslo, qué es,

si hasta aquí es nuestra piel y el alma grita que hasta allí es nuestro amado país…?

— está dicho: “donde el corazón esté, allí seremos y hasta allí amaremos”,

pues la casa lineal es oro vivo y vida pura son sus pulsos y paredes,

pero no, no es así, puesto que podemos ser y amar a un tiempo desde todas partes;

por tanto ¿ habéis hallado el umbral y límites finales en que querréis y habréis de ser ?

— ah, Orión, no nos expongas a tan hondo tormento ni a tan duro escarnio…

pues ¿ cómo y por qué romper y salir de nuestro propio corazón ?

— … entonces reprobad vuestras casas de asfixia y ruina, de oscuridad y muerte, aborrecedlas y derribadlas;

antes, mucho antes, deberéis crear la luz, la fe y la libertad.


CIELO REDENTOR Y FURIA

… no habrá museos para ti, corazón, no habrá llantos lunares ni exequias,

y no, no habrá tampoco patrias, no habrá;

tu canto se ha hecho aire y quema ¿ de qué, si no, se alimentan lirios y rosas vivos ?

… ah buen amigo, oí tu voz desde la piedra, cuando el dolor fue cielo redentor y furia;

la oí lejos, cuando la noche hendía los postigos de valor del alma, cuando del espanto

nacían las palomas y te guardé en mi vida cual alba herida y encendida,

amándote cual sangre y agua puras, cual hijo amado con duelos aún por resolver;

¿ … te acuerdas cuando por aquí pasaron la guerra y la muerte,

la desolación también y asimismo el mar sin luz y en llamas ?

¿ y del olvido ? dime ¿ recuerdas cuando arrasando la intemperie del pecho,

ignorándonos, llegó y pasó ?

… nos hemos abrazado con pasión y solos, profundamente solos,

y es en esta soledad de amor donde la luz nos toca y habla para poder vivir y poder seguir;

… pero ya mejor callar; mejor que en el combate inmenso sean e intimen los lirios y las rosas;

que algo quede, se incendie y salve.


AL VENIR DEL DÍA

…hacia los confines del mundo, de los lagares del sol fluye la vida,

y por el horizonte, al amanecer, átomos divinos resplandecen y hierven;

… llega a esa hora un sonido amante que llama a nuestras puertas

para rescatar cada casa de su muerte y levantarnos alma, y voz, y corazón;

pero indolentemente nos despertamos y duchamos, desayunamos raudos

y salimos a luchar;

y del mismo, e idéntico modo, una vez más, regresamos al recinto

de la vida y de la muerte y, así, acaso, día a día hasta morir;

… porque el sonido y la luz transitan dentro y fuera tocándonos,

llamándonos y preservándonos la noche frente al alud terrible del olvido;

y cuando ello ocurre, inevitablemente, cuanto está ocurriendo en los crisoles del ser,

la vida se incendia para afrontar otro nuevo, descomunal y singular combate;

[… aunque si el día no llegara, ¿ cómo, a quién o a dónde recurrir… ?]


ETERNIDAD Y ROSAS

…suena la eternidad y su eco habita en el color y en la luz,

en la humedad y densa oscuridad de la tierra;

… y paro mi sangre para escuchar su voz,

paro el ser, la edad y sed del corazón;

¿ podéis oír su canto de ingente amor sobre el rodar del mundo ?

¿ y a ese amor, tocándonos y cayendo herido y levantándose,

podemos verlo, ah, mis guerreros, lográis sentirlo ?

… noble y grave dolor nuestro, merecerías estar lejos

para observar la inanidad del alma o intuir que nuestras vidas

atraviesan la luz con esa opacidad con que el placer se acerca

y a la vez nos tienta, nos sacia y nos destruye;

… a ese silencio aspiro: exactamente al mismo que detentan las rosas cuando son;

tenerlo, es trabajo agotador, y, aunque por eso muera, por eso viviré.


DESANDAR Y RECONSTRUIR CAMINO

… resistid brazos míos, y resiste y late, corazón;

y vosotros, ojos queridos, levantad el cansancio y caminad delante,

sed nuestra guía entre tempestades y sombras de sol y mar;

¿ … recordáis cuando emprendimos camino y sin la espada del alma

osamos construir nuestra luz del mundo sobre un adarme

de niebla ?

¿ recordáis cómo el dolor llegaba derribando y disipando fuerzas,

los panes, la paz y el fulgor de los días, recordáis cómo, cómo mataba ?

¿ recordaréis entonces la oscuridad, la recordáis ?

… hoy ha vuelto, hoy está aquí;

por tanto ¿ querréis defender conmigo la piedrecilla blanca, el exiguo templo,

nuestra brizna de fuego y agua ?

… mis amados hijos y honrados compañeros, recordad también

que es justo el dolor tenido, pues ¿ cómo, cómo si no podremos obtener

la ingente visión, la esplendidez de la vida ?

… desandar y reconstruir camino, siempre ha sido un empeño inefable,

pero quién asume los profundos desgarros, quién, quién la terrible desolación que espera…


VOLVAMOS A NAÍM, MADRE

… roto el cristal y derramado el mar,

rota y caída la voz, rotos los odres e impedido el valor del corazón,

¿ quién descubrirá las rosas y quién su luz ?

pero sobre todo ¿ quién el amor ?

… porque si mi fe contuviese sólo palabra, sentimiento o anhelo,

qué sería de mí, qué sería…

… todo ha sido dado y nada defendido, ni siquiera el cuerpo,

ni siquiera la verdad, tan inmersa en silencio, tan seria, tan inaccesible,

tan terrible aún y sola;

sin embargo, siempre queda alguna adherencia vieja, sí, pero pura, siempre,

¿ cómo si no emergió la que nos reunió y vivió con y en nuestras vidas,

pues qué hicimos del odio, qué del rencor, qué de la ira…?

… volvamos al norte de Naím, madre, tal vez haya regresado

y encontremos a padre, acaso nos esté esperando;

volvamos a Naím, que las campanas – ¿ las oyes… ? – están llamando y urgiendo

a una gloria que tal vez nos libre de la herrumbre y óxido de nuestros viejos templos;

madre, volvamos, volvamos y reconstruyamos nuestra casa de Naím.


¿ … QUIÉNES, QUIÉNES SOMOS ?

… porque ¿ es que acaso no hemos de afrontar con valor alguna vez

la hegemonía real y causa de la muerte ?

¿ que no es vigente en las escuelas, cafeterías y calles

enfrentarse a este dolor de alma que nos traspasa, aturde y mata… ?

¿ o que es un veto social cuestionar la oscuridad del dios del cuerpo ?

… pero ¿ quiénes, quiénes somos ? ¿ de qué tumor hemos tomado

piedra y cieno para el corazón y de qué lupanar el don de nuestra mente,

cuando una y otra vez son capaces de callar y sucumbir al terror

atávico del ser, a sus sombras ?

… sabios de Edón, miradnos: la caída ha sido extrema

y todos sus extremos nos atan y codician;

… antes de la puesta de sol, volved, pues allí iremos,

volveremos para abrir las puertas de Naím.


ES UN RELÁMPAGO

… por la arista más torpe me tientan y golpean el dolor y el mal

con feroz rugido;

se me abre la carne, las sienes del alma, sus vértebras,

la profunda grieta que traspasando tiempo y sombras, al fondo, caído,

me descubre;

… es un relámpago con bestial crujido, la desafección por rompimiento

del que está en el corazón, del que quiere morir de sí

porque acaso nunca vuelvan las fuerzas y destellos

de este ingente instante/sol;

… ah valor, ah fuerzas que estáis aquí, ah compasión para con la propia esclavitud,

seres queridos con que afrontar los sellos de vida o muerte sin fasto ni rencor,

¿ por qué al final dudáis, por qué, por qué… ?

… en la duda está la grieta, el yugo, el duelo y la sombra que asustan,

el inenarrable campo de batalla entre el fracaso, el triunfo y la verdad;

[…ah piedad del mundo, ah dolor;

el retumbe del cielo es solidario]


EL CALOR DEL CIELO HOY

… hoy,

en medio de esta terrible y espantosa crisis,

el calor del cielo sería para mí un sanwich de lechuga y pollo,

o mis pies menos hinchados, o un empleo, o quizá menos gritos, o tal vez menos frío;

el calor del cielo podría ser también que alguien me mirase dos segundos

en silencio y sin asco en el autobús o el metro,

porque si yo le viese mirarme y después sintiera paz dentro de mí porque lograra saber

que aún el mundo puede percibirme, ah, entonces, y durante un instante,

ese calor me ascendería resbalándome plácidamente por el paladar,

oh Dios mío, acaso me entrara como un vaho por el pecho

y pudiera acostarme sin el miedo y la ira con que, de ordinario,

me abrasan hogueras y más hogueras de insomnio por las noches;

… no, no, hoy el calor del cielo no está aquí;

seguramente ande de murga o trapicheo por los bares de la zona,

como tiene por costumbre cuando venimos del parque o del trabajo;

… en todo caso, si lo viese entrar por la puerta, le diría:

“no, deténgase, busque usted y pregunte más arriba o más abajo,

se ha equivocado, esto es el entresuelo 2º,

aquí vivo sólo yo;

esto es sólo el bajo izquierda”.


CAPÍTULO II – Diálogos y redenciones

EL VISITADOR DE CIUDADES

… cuando pretendas conocer una nueva ciudad, viajero,

ah, no acudas directamente a su corazón y haz un alto en sus pies y su pubis,

en su cintura y brazos, en sus hombros;

llega a ellos y tócalos, escúchalos y ponte a toser o a escupir si te sientes morir,

pero comparte lo que tú lleves con lo que la ciudad da y la ciudad es;

… y no, no es preciso que denigres el tiempo, o que llores o reniegues del hombre,

no, como tampoco lo sería abrir de cuajo el mundo para despojar de su canto al mar;

… sólo sabe y vive, viajero, sólo, exclusivamente;

luego ve y adéntrate, asciende en ti, huele una rosa y llévala contigo;

comprenderás así por qué es tan frágil y por qué su aroma muere

sin alcanzar la hez de donde tú ya vienes;

… viajero, si vuelves, procura entrar despacio en la ciudad, despacio, muy despacio;

jubilosos, tus nuevos amigos te estaremos esperando.


HOMBRE EN LA CALLE

… con pensamiento y deseo construyo mi casa/templo,

y en ella son el aire, la luz y la vida que cobijan y prenden

mis sueños y mis fuerzas;

… cuando mi hijo y su madre me hablan,

soy un dios total;

[pero pocos saben que mis vecinos de enfrente también lo son]

… llueve, pues, en el amor, y, en la ceniza, llueve,

y es en ellos lluvia de resurrección;

¡ porque tanto, tanto hemos muerto ya,

tanto y tanto !

… cuando atacan las sombras y los tres resistimos

hasta la puesta de sol,

– y hasta el amanecer –

si caemos ¿ quién levantará el nuevo día o año ?

¿ y quién y cómo y con qué será reconstruida la casa y la memoria, la antigüedad perdida ?

… mi casa/templo es frágil como un morir de paloma, como de lumbre y nieve,

y veraz, y silenciosa,

así es;

cuando mi hijo nos mira, su madre y yo sabemos que sus muros son fuertes

y que proseguirá y proseguirá con su construcción infinita;

… entonces salimos a la calle y una lluvia de amor, luminosa y fértil,

nos moja y nos susurra.


CANTO DE LA VERDAD

… si alguna vez, tú, guerrero del mundo y en el mundo, caes por amor a la verdad

y abrasándote el corazón sigues y sigues la lucha;

si teniendo en ella la gloria de la vida, eres capaz de mirar y esculpir tu triunfo

y también llorar por ti;

y si además, mientras lloras amas el dolor de tu muerte y ahíto de él lo transformas,

si fuese así, digo, ¿ cuál habrá de ser, guerrero, tu honor y cuál el título ?

… los siglos no han mentido y su voz ha resonado como látigos de fuego

por su aparente cárcava, y así en el trono, tras el trono y el altar, siempre;

[en el denso fragor de las batallas su timbre ha sido nítido]

… y en medio de la mayor catástrofe, y hoy como ayer, reside el más sublime

y hondo de los cantos por venir: el del fuego, el de la luz, y el del sol mortal que nos devora.


COMPAÑERO, VENIMOS DE MUY LEJOS

… ah, corazón mío, sal de la bruma pasional de la sangre y, ya, limpia,

háblame en este instante y sin rubor del amor, del genio de la vida

y del asiduo llanto y golpe de la muerte;

te lo digo ahora, cuando los martillos cesan en lo alto y la algarabía se convierte

en un íntimo destello de silencio vivo, cuando los brazos del ser se agotan

y piden tus siembras y tus lumbres para refugio, descanso y luz del alma;

… compañero, venimos de muy lejos y ambos necesitamos palabras

de concordia, no de las viejas, no de las de usar y matar, no;

reivindiquemos para saber lo que tanto fue en daño y agonía;

pues sólo, sólo nos queda el leve resplandor que en ti brotó;

… compañero, tú sabes que él es nuestro héroe, el paladín, el dios de nuestra lanza.


FLOR DE GRIAL

[Templo de Salomón, pórtico]

… de la espada flamígera al pudor de la flor;

ah, Querubines, paladines de agua y fuego,

símbolo y estandarte divino, miradme:

¡ cómo podré detener y aupar de mí tanto dolor y quiebra,

cómo drenar tanto hollín y herrumbre, vencer tanta inquietud y reconstruir las manos,

y cómo, cómo, decidme, transformar mi propia oscuridad, instando lo que sois y estáis,

oh flor de esperanza ¡

… del lupanar consciente a la exultante luz, a la pureza heroica;

bien mirado, la razón casi duele con su savia sórdida,

con la vacuidad que exhala con sólo instituir la negación del alma virgen;

… Padre de los fuegos, aun instando a lo alto,

vivir me quema;

… Madre de las aguas, no me dejéis morir,

necesito la lluvia.


LIRIOS Y ROSAS

[in memoriam]

… si sólo fuesen lirios y rosas

lo que mirando toco y veo;

si sólo fuesen luz y mineral ardiendo

ante mis ojos;

y si sólo su incendio este instante llenara para luego ser abatida

y diluida la belleza…

porque ¿ cómo y en qué lugar de mi sangre están clamando por querer vivir,

si sólo tengo corazón con que poder tallar y honrar

el Libro de la Vida ?

ah, los lirios y las rosas…

¡… por qué, por qué me exigirán esta voz y memoria, por qué !


HIMNO DEL ESPÍRITU

… llegad y oíd, pues:

¿ quién se acerca y prende, quién clama con la voz que surge,

quién obliga… ?

… en llama invisible vibra el aire, la piedra, el ser y el amor del hombre;

la armonía cunde y todo movimiento es eco, paz, son del mundo;

[himno es de vida honda,

sello de fuego con que el espíritu infunde y crea luz,

sabiduría sola]

… no, no es el retumbe poderoso del hombre o del mar,

es el dios y el silencio en que pasa.


DE CÓMO EL AMOR

… allí,

donde el fuego esplende y ama,

el agua pura;

… y en el aire, y desde el aire,

los manantiales siembran y riegan amapolas y trigos

del corazón;

[y el resplandor es oro, y transparente, y azul, y blanco]

…cual relámpagos de noche, cual colibrís de mañana,

– riendo y cantando, vivos –

la humedad del fuego,

el calor del agua.


9 VERSOS DEL ALMA ENAMORADA

… en los días claros, cuando el alma vibra y sube y sube,

– porque fuego y agua viva es –

más allá, sin embargo, en tan en hondo y alto ¿ de qué vivirá ?

¡ es tanta luz su luz y tan íntima entre Dios, tan pura…!

ah, pero ¿ quién, quién podría soportar la belleza, la esbeltez

e insistencia del cielo, quién ?

… y es entonces el regreso un murmullo, un fuego sosegado, alegría viva,

fragor divino de lirios y de rosas;

[… conteniendo la unidad del mundo, el corazón casi quema]


DE DIOS O EL AGUA DULCE

…y dijimos: “ahora, que hay pobreza, apropiémonos del agua”;

… pero si no das tu amor, si no das de tu dios:

– el agua, la vida –

¿ de qué vivirás, compañero, de qué mortal ficción o ensueño ?

dime ¿ de qué, de qué podrás vivir… ?


CUALQUIER FLOR

… éste exiguo esplendor, este dolor y luz,

¿ quién los trajo, por qué están aquí ?

padre y madre ¿ de qué fue mi cuerpo niño,

de qué mi candor ? decidme padre y madre míos ¿ … los tuve ?

… suena la desolación como un tambor de espanto

unciéndome a la vieja edad del mar, al fragor de los dioses matándose,

a la pérdida del sol y al inicio de la arena;

… pero hoy, y ante este pequeño manantial ¿ me estaré oyendo cuando quiero saber

por qué luche y viví cuando a la hez profunda no la ampara el corazón ?

Dios de la Biblia y de los viejos tiempos ¿ quién luchó por mí ?

… hay en esta condición un balbucir, un trazo expectante, fuego y humo,

nomenclaturas vivas con que la fe subleva la furia en la razón y la serena;

… no mentiré a mi cuerpo, no a esta fe de sal, no y nunca a la razón;

… cualquier flor busca esperanza.


CAPÍTULO III – Breves resúmenes

ACERCA DEL REGRESO

… de las secuelas de amor oscuro – el de la muerte –

y de la connivencia íntima con el dolor, oh alma mía,

quiero hablarte;

… difícil es invertir y revertebrar los días, los años y eones con mesura,

tomarlos, acribarles la acritud y fundar una instancia que intuya el corazón

y la razón en paz acepte;

… luz querida, mucho antes de que habitases la palma de mi mano

llegó la esclavitud, e instante a instante ha ido encareciendo el retorno

del dios hacia su patria;

… cual Ulises, deberé pagar aquí y ahora, pero elevaré también aquí tu vela

sobre un mar de terror con terribles y despiadados cantos;

… oh, tú, mi alma: que, en la raíz del XXI, el lino de las jarcias se vuelva indestructible.


LA SIEMPRE BIEN AMADA

… entre y tras los ojos del aire, y en su hondura,

va la luz;

pero ¿ qué mira la luz, qué piensa, qué engendra o sostiene, vive ?

pues ¿ quién o qué es la luz ?

… y si de la razón es la pregunta, la boca está en el corazón:

“… El que es luz y amor lo sostiene todo y en todo y con todo vive”.

… entonces, aquélla, la que está entre y tras los ojos del aire, en su hondura,

– la que es grito y resplandor del ser – se esplende, fulge y quema,

e, iluminado el mundo, El que todo es y sostiene todo,

habla quedo y en sí vive más vivo;

es entonces cuando la soledad eterna comienza a disiparse y a desaparecer…

… del sur, del sur viene la que el oro buscó e hizo fértil su trabajo;

compañeros, acudid todos; con gozo salgamos al puente a recibirla.


BAJO EL OJO DEL CÍCLOPE

…entre lluvia incesante, mira y toca el tiempo mi pequeña figura, su edad,

la futilidad de las cosas que amo – las nuestras – su ensoñación y orígenes;

… cercano y ciego, con estrépito, el mar no encuentra espejos

y estalla contra el dique su terrible tormento y desazón;

… apartada la ciudad, aquí huele a tristeza, a silencio y ruido íntimo,

a desolación y salpicaduras divinas

y a extrema claridad;

es cuando mansamente bebe el ser su ruina y honor,

cuando ocurre el descomunal desescombre del alma,

y el alma, entre el daño,

siente y ve;

… como un desconocido ¿ a dónde he de volver, a dónde… ?

no cesa la lluvia,

no cesa el dios que soy,

y no, no cesa el mar.


POR ENTRE HUERTOS DE MANZANAS Y CAMPOS DE MAÍZ

… por entre huertos de manzanas y campos de maíz, la muerte viva;

escuchando, los dioses despertaban y lloraban al amanecer;

… hubo y habrá un tiempo en que la piedra será piedra

y, el aire, aire;

pero, ay ¿ quién creará un solo grano de trigo

o el corazón del fuego, y quién la luz y quién la alegría ?

… por entre huertos y campos de maíz, los niños sin honor,

los dioses ciegos;

la ciudad exprime sin piedad su mar de sangre,

¿ para qué el atardecer… ?

… por San Juan las manzanas son de oro y por San Gil el maíz;

¿ por qué son los dioses pobres ? pero, ay ¿ quién, quién despreciará su fuerza ?

…por huertos de manzanas y campos de maíz, dioses encendidos van.


AGUA DE LLUVIA ARDIENDO

… cuando se precipita el agua, cuando de sí salta y arde,

las manos del viento dudan y en su levedad los ecos vibran;

…y mientras cae, el fuego íntimo quema

y las gotas son ya la eternidad;

… en ellas son el color y el fulgor, el cántico, la luz,

en ellas huele a esplendor y a campo interestelar,

y a hombre y al propio Dios,

a vida eterna y cierta;

…esta es la consagración real, la renovación, la total resurrección del mundo.


EXHORTO AL CORAZÓN

[¿ … que es densa la sombra si la luz es honda y fuerte ?]

ah, entonces, pues que voy huyendo de los crujires duros de las palabras,

instrúyeme tú, corazón;

hazlo ahora que mi razón reposa sobre tu golpe de mar vivo

y enséñame, corrígeme, corrígeme y ayúdame a desvelar las huestes vivas

o ser de la materia;

… caídos y rotos odres y ánforas,

todo ha sido construcción y destrucción de formas, ritos, vasallajes

de piedra y carne, hombres de pedernal, rutas de sombra y muerte;

… hoy vengo del olvido aquél, el del exterminio, el de campos de hierro y humo;

y hoy, como un desharrapado hijo de sangre, pongo mi alma y mano en ti

y pido que me cures;

… este es siglo de saber, dolor y hambres;

compañero, préndete, pues, y luce, resiste y háblame.


EN UN SOL O UNA ROSA

… lo que en tiempo la realidad es, lo que en ella se abre,

¿ en qué admiración cabría, en qué ámbito o virtud,

en qué razón ?

[… llueve en el cosmos y en mi pecho llueve;

tiembla la luz del alba y en mi alma hay temblor]

y si un mundo se agota y resuelve, listo estoy para la muerte inmensa y viva;

¡ … hay tanto amor y amigo esperando, tanto !

… mirar el infinito es el fragor de un instante abriéndose,

constituyéndose en mí, que lo acerco al corazón y clama por mi cuerpo

como entre galaxias ardientes y profundas;

… yo portaba palabras con que dirimir el agua, el fuego, el ser y sus principios,

la eternidad, y traigo ahora polvo de luz entre la lengua, y tierra, y duro pus

en el costado;

… lo que en el tiempo la realidad es, sólo, sólo cabe en un sol o una rosa:

cómo si no su ternura, su aflicción y pudor, cómo, cómo su sello espiritual e ingente,

cómo su indestructible, su inseminal belleza.


MUJERES Y HOMBRES

… porque, quién, quién camina y mira hacia adelante, quién duerme, y quién marcha mirando y mirando atrás;

delante van los sabios – los míticos humildes – y cerca, muy cerca, los guerreros cívicos;

y, mientras los ociosos y vencidos duermen, contemplando el pasado se agrupan los tribales,

y también los indolentes, y los pasivos, hombres y mujeres piedra;

… ah, quién habrá roto el jarrón y por qué, por qué;

… a veces, fe y razón van unidas o no van, por lo que, cuando su guerra prende, y crepita, y sus lumbres saltan,

el tiempo baja al mundo como un remanso, justo y reparador;

pero cuando juntas luchan, ay, entonces, cómo, cómo se derrama la sabiduría y fulge;

… y todos, todos los jarrones irán rompiéndose cual exija en sí la ociosidad:

aquel espesor del ser y su desidia, así la oscuridad y la profunda génesis del mal,

el terror acaso;

… si la luz da obediencia y humildad al sabio, y espada es del guerrero,

qué fulgor no habrá en el hogar del sirviente perfecto;

… ah, por tanto, quién mirará hacia adelante y quién dormirá;

pero, sobre todo, y medítenlo bien, quién, quién mirará y mirará hacia atrás, y quién se quedará, quién;

¡… ah el futuro, ah el futuro !


DE NUEVO LA LIBERTAD

… esta pertenencia al amor, esta íntima ciudadanía del ser

y su diálogo con el espíritu en la piedra y el mar, prende recias lumbres,

descubre constelaciones, es fuego vivo, el que da esplendor a atávicas

y extremas prisiones en las almas y en mi alma;

… sé que en el crisol del mundo, ser todo y no ser nada es esta ilusión cuántica

de pensar y creer que estoy aquí siendo mi pecho, mis brazos,

e incluso el don del deseo o el simple y vago cuerpo de la mente;

… y no es así;

por tanto, cuando la dulce y alta música es, vibra y crea,

mi alma intuye entonces una ingente luz de conciencia plena, la de la unidad,

la de eclosión del ser por insospechados y purísimos recintos;

… es mediodía y la noche es intensa;

pero llegará la medianoche y la nitidez del sol deslumbrará;

… oh corazón mío, no, no tardes, pues;

no perduraremos aquí.


ARRE, ARRE, CABALLO VIEJO

… arre, arre, caballo viejo, tira, tira;

todavía eres caballo, y, aunque no lo sepas,

aún te queda por coronar la cima, acercarte al cielo e incendiar y trascender la noche;

no, no te pares, y, aunque sea con esfuerzo, piafa,

tasca el freno y sube y trota para arriba;

anda, muévete;

… los hombres saben que cuando un caballo viejo fulge y vuela,

el mundo ha de romper sus formas y costuras porque ha de bullir implacable y vivo,

por lo que con inusitado anhelo, a esperarse empieza el implacable fuego

de una gran resurrección;

… viejo y querido cuerpo mío, hemos cruzado caminos, veredas y mares imposibles;

hemos oído el gemir de una rosa y, en la oscuridad más íntima, ah, bien lo sabes,

nuestra desgracia ha sido honda y cruda por el tosco barrancal de la tristeza;

… acerca, pues, tu hachón de huesos y una vez más acordemos

cómo resembrar la sombra con estas pocas e insignificantes piedrecillas blancas

que entre el alma hemos hallado;

acércamelo, pues, amigo, hazme este último favor,

abracémonos y vayámonos.


CAMPO DE BATALLA

…mi fe de pajarillo frente al hipnótico poder de la serpiente;

mi corazón de pasión y el áspid del mar ardiendo;

gime y restalla mi cobertura de sal, quiebra, rompe al fin y vence el fuego;

… ha huido la piedad de mí, ha huido el dios, la sangre, la razón,

y el pecho de gracia y fuerza es un sitio airado de lirios y de rosas;

donde está el dolor, tengo el campo de batalla, y el pus, la hiel y la muerte viva

con que una y otra vez deberé morir;

… suena el clarín y mis huestes caen: la desconsideración, la usura

y la venganza mueren;

… al lado de la carretera estoy, alzo el brazo y nadie se detiene;

y es que todo, todo es camino.


LA CASA DE JUAN

… en la casa de Juan hay silencio, limpia quietud;

es una casa antigua y su interior está en penumbra;

pero, fijándose bien, sobre las maderas de la techumbre la luz construye

filamentos tenues de fuego;

… y todo está en orden: la mesa, las sillas, un cuadro viejo y un arca de siglos;

… en casa de Juan uno espera como en su alma, pues la conversación de vida

que se escucha puede adentrarse por los interiores de todas sus paredes

y las cosas;

… cuando sales de allí y con furia te golpea el sol en los ojos y también el ruido, el mundo

y el fragor del dióxido, ¡ oh Dios … ! dices y te paras, y vuelves a contemplar

la casa de Juan como un lugar extraño e inimaginable, pero justo allí mismo, al lado,

una casa completamente inesperada, absolutamente incomprensible.


LA NOCHE Y LOS LIRIOS

… entre anaqueles y silencio, los libros callan;

contra la escollera e ingente, furibundo, alzándose, se precipita y ruge el mar;

y bajo el golpe y ruido de la eternidad, poco a poco van surgiendo en mí,

cayendo y aunándose, ya los abrojos de amor,

y ya el hollín y la piedra;

[… y absorta iba preguntando y buscando mi alma la razón del mundo con su fe

y su alud de infinita congoja;

se había alejado del jardín como en vuelo de luz y sangre libres,

cual temblor de luz y sorprendida, más aún, parecía mortal y herida]

… ¿ a dónde has ido, compañera – le dije al pie de la alborada –

que no estabas en la Casa de la Vida ?

… “tu fuego, tus lirios me han traído” – me dijo con fruición -;

… y cuando entró en su estancia, la Casa de Amor estaba ardiendo.

2 comentarios »

  1. Quièn no quiere recorrer esos caminos?
    Quièn no se para en la casapuerta?
    A esperar al amado, entre geranios y gitanillas.
    Hermosas .
    Besos maria dolores.

    Comentario por maria dolores. — 03/11/08 @ 9:34 pm | Responder

    • … María Dolores, vengo desde el 03/11/08 para decirle gracias por la visita y vuelva pronto; esta casa está siempre abierta en amistad y libertad; que el 2012 sea un año con esperanza para todos, Orión

      Comentario por oriondepanthoseas — 27/12/11 @ 11:30 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.