CURRENT POETRY – POESÍA ACTUAL – SIGLOS XX-XXI: Orión de Panthoseas ®

Crisol de mundos

EXTRACTO DE “CRISOL DE MUNDOS”

 

 

 

  1 – Historia de un hombre

2 – Hombre de Occidente

3 – La Presencia

4 – En los atrios mágicos

5 – Canto de un labriego en la ciudad

6 – Estampa otoñal

7 – Éste mi nacimiento

8 – Espiritual y muerte de la noche

9 – Río Artia

10 – Réplica a “El amor del soldado” de Pablo Neruda

11 – La soledad, la luz y la memoria

12 – El hombre que me llora

13 – Consideración sucesiva de la muerte viva

14 – Hombre y nada

15 – Al origen

16 – Divinos esponsales

17 – Oda nueva al silencio místico

18 – De las dos verdades

19 – A ti, César Vallejo, amigo

20 – Navidad, soneto ante Cristo

 

 

HISTORIA DE UN HOMBRE

…como un amante en medio de la vida, aquel hombre se tocó los labios,

las sienes, el costado de dolor;

sentado, entrecruzó los dedos de las  manos y clavó los ojos

sobre la tierra y el tiempo, sobre todo, sobre nada,

después tragó saliva con esfuerzo y pestañeó despacio el tiempo, la paciencia y la luz;

… tras siglos y generaciones, lentamente, introdujo una mano en el bolsillo del mundo,

– el de retaguardia, pensó tal vez –

y buscó algo;

la sacó vacía y se mesó los cabellos con aquel mar de tristeza de hombres y mujeres

que alguna vez se paran, se sientan y sin rencor dialogan con ella;

… y cayó tanto sol como es la soledad,

y cayó también la angustia, y las hierbas cercanas, las que crecen y al crecer se agolpan,

las mismas que al secarse secan las fuentes/corazón y la alegría verde,

pero no la amistad última de andar consigo mismo e idéntico hasta el fin;

[… aquel hombre – comentarían más tarde –  no tuvo nacimiento, ni patria, ni edad para morirse]

… se levantó y estremeció su cuerpo como un río que marchara a despeñarse

sin más grito que un tambor del alma tronando, escrutando y diseñando el ser

que quería ser: dos gotas de amor y dos gotas de rocío;

… y sin dejar rastro, entre el más sutil de los silencios, un día desapareció.

    ———————————————————————————

HOMBRE DE OCCIDENTE

 

.. seguramente he ido cogiendo los atajos más lóbregos

e inciertos en busca del sustento de la libertad;

mi historia es la historia de los hombres que enmudecen

al llegar la noche sin haber suscrito un claro compromiso

con la luz del día;

… y parecerá falaz hablar de esclavos, pues  diréis

que reverbero utópicas milicias de un tiempo acrisolado;

es probable que digáis que estamos en España, u Occidente,

o que somos atlánticos del mundo; ellos dirán lo que yo no digo;

… llevo un dios deforme por mi cuerpo

que me va royendo las sílabas crispadas al tomar el alma,

– aquélla del atajo-. y áspera sentirla, atada, sustentarla

y de ella vivir con malvivencia, negligentemente seducida cual torcaz paloma

que dispusiera a un tiempo de múltiples y trágicos amantes;

… hoy contemplo esta nueva y lenta esclavitud

que me va enervando las luces verdaderas, el valor habido,

del que voy a disponer íntimamente y lo tengo roto, despiezado,

deambulante en mí como la sombra que se yergue impersonal y atónita;

¿… cuál es la voz subliminal del amo de la dicha, la de la canción perdida… ?

ah crepúsculo amado, ah milenio de amor, mortalmente asido y adscrito a otra codicia.

    ———————————————————————————

LA PRESENCIA

… yo soy la paz sosteniendo el tributo

radiante de la tierra;

yo soy el amor que engendró la luz

profunda de las cosas;

yo soy la armonía hilvanando el viento,

la  edad y los confines;

yo soy la belleza eterna que plácida

e incólume se yergue;

yo soy en ti la mágica abundancia,

la dádiva del mundo;

yo soy, en flor, un ramo de conciencia,

pues yo, ay…, soy la vida.

   ———————————————————————————

EN LOS ATRIOS MÁGICOS

… bajo velos de olvido, el abismal recuerdo me seduce,

y, con la vida en celo, abro y entro en los  atrios mágicos

del alma;

… un rumor de caballos enloquece a lo lejos

y se apaga;

[siente miedo la sangre y es total el silencio]

… y las infinitas fuerzas que me habitan callan, se diluyen…

¿ y la vida, habré perdido la vida ?

… y toco el cuerpo y el cuerpo se estremece.

   ———————————————————————————

CANTO DE UN LABRIEGO EN LA CIUDAD

-Tríptico –

… he nacido entre rastrojos y plantíos,

junto al mugido del buey y las altas chimeneas,

bebiendo casi el agua de los pozos;

… se arrancó mi madre el corazón y me puso en la ciudad

atándome la vida con su aliento;

ella tuvo la quimera entre sus manos para dármela en herencia de sudores

y en nada la he perdido;

II

… me has dicho que soy tosco,

que masco las reliquias que, con otro acento,

en largas noches de lluvias me mostró el abuelo;

que admiro las manos gruesas y amarillas, que las mimo,

pero aún no sabes que blancas empezaron amasando piedras

en los surcos;

me has dicho que tu amor no cuaja en un labriego,

y yo no tengo palabras de amor

que no templaran las lumbres del invierno;

III

… de regreso voy;

huyo del templo agitado por misterios,

voy en busca del dios de los carros y el arroyo;

no romperé  mi cuna como el leño viejo

ni nunca se oirá por el valle su lamento;

… llevo el ansia de cortar espigas a manadas

y darles un beso enamorado;

amo, amo enteramente el trigo candeal, el amarillo y rojo.

    ———————————————————————————

 

ESTAMPA OTOÑAL

… jaspes y rubíes vibran entre jarales y chopos;

en su teclado, las hojas al aire limpio le arrancan

corceles por la memoria, y a su grupa, entre dos luces,

jinete, el sol,

se

des

pe

ña;

… y a lo lejos, aún, gritando, los niños;

… de fiesta la luz se aleja prendiendo de rojo el cielo,

y  el alma, presa de amantes, entre sus lumbres se quema.

    ———————————————————————————

ÉSTE MI  NACIMIENTO

.. he cifrado mi edad en siete años

porque he vendido el resto de mis días y mis noches;

aunque bien, bien vale nacer a fecha exacta,

pero nacer;

… y así, con tanta compra, van los mercaderes de tiempo

con tanta vida;

es un déficit inmenso el que me adeudan

al tomar los hilos de mis gentes por chatarra;

… dispuesto estoy con la palabra a dar resurrección

a las luces fallecidas y a imaginar y hacer una inscripción reciente

en los registros;

… no prescribe este derecho a la apertura,

aunque es bien triste venir al mundo con ojos hirientes por maduros;

… y ya no puedo jugar

porque han dado las treinta de la vida y demasiados,

demasiados compromisos esperan

antes de atajar y traer el sol.

    ———————————————————————————

ESPIRITUAL Y MUERTE  DE LA NOCHE

[…una vez  más, en honor a Lorca]

… la noche, tocada en raso, rojos los ojos, cruzaba

soñando con las palmeras entre un tropel de naranjos;

… por las mejillas le hervían conchas de nieve y de sal,

y huyendo del alabastro se le hicieron de metal;

muriendo por los tejados celestes de las acacias,

– cuando hay temblor y rocío sobre la miel de los pámpanos –

un aluvión de tomillo con lunas y terciopelos

sembrando pasó, de perlas, los labios de los jacintos;

… qué esplendor y algarabía, qué tempestades de luz

sobre diademas de plata hechas en yunques del día;

…y si un fajín de marfiles vestirse quiso la noche

para erguirse en las palmeras con un polisón de vírgenes,

fraguas sin fuegos ni orfebres templaron los resplandores;

[¡ con qué se prende la vida, con qué el amor y la muerte… !]

… azules rizos de sangre, sobre anaqueles de ámbar,

cubren ya los sueños ocres y verdes de los amantes;

..vientre negro, lecho y alas; noche que, por no morirse,

abrió, por la amanecida, a chorros sus venas blancas.

    ———————————————————————————

RÍO ARTIA

 

[…cuando le vieron…, gritaron diciendo:

“crucifícale, crucifícale”]

 

… en las márgenes del Artia, al sol de primavera y como siempre, sin prisa,

las gentes habían acudido al sosiego transparente de un día típico de fiesta, de gozo y celebración;

y así, mientras las palomas traían y dejaban la alegría del aire junto al agua

y los niños jugaban con ellas a inocencia, a pasmo y mansedumbre,

los peces se apiñaban a la orilla y las acacias, cual auténticas vírgenes por la faz de la pradera,

– con racimos de impolutos pámpanos –

ornaban el triunfo de unas horas colmadas de amistad y espléndidas concordias;

… y de pronto, sin saber por qué ni cómo, aquel sereno símbolo de paz, de cántico y ternura,

se trocó súbitamente en vandálica caza de palomas, en pedradas a los peces

y en desgarramiento brutal de las acacias;

pues las gentes, salvajemente sedientas de horror y furia, arrastraron las palomas,

los peces y los pámpanos por prados y por calles al grito de ¡ sangre y sangre, sangre y fuego !

… al amor insomne del silencio, roto, caído, pregunté y pregunté que en qué remansos de hombre

son y yacen vivas la luz y la estulticia, y que por qué íntimas y enigmáticas grietas se enmarcaran y se ocultan,

se escancian y se evitan;

…me inquirí, por último, que en qué complejidad, profunda y fría, asistirá la mente

al monstruoso escarnio en que el hombre en pleno se corrompe y quiebra,  se perturba y mata;

son las once de la noche;

son las cuatro de la tarde.

    ———————————————————————————

RÉPLICA A “EL AMOR DEL SOLDADO”

de  Pablo Neruda

 … mujer, despierta;

está ya amaneciendo

y he dormido y soñado

con el fusil y contigo;

los tres en una danza macabra de fuegos fatuos,

sin sentido;

ellos dominaban el ser y el espíritu

y las manos me temblaban como tantas veces me temblaron;

… y te busqué a ti

en medio de una orgía de lágrimas y risas,

bajo esta trágica emoción de aparente vida;

… mira,

pon el fusil junto al hollín de la chimenea vieja

y cubran las arañas los huecos tristes de la  muerte;

y olvida, olvida que no tuviste patria, tu patria era el mundo,

y donde tus pies pisaban había tierra de patria;

… vamos, pues, que en esta marcha nueva florezca tu sonrisa con la mía:

sin zapatos en los pies;

el camino es de arena.

    ———————————————————————————

LA SOLEDAD, LA LUZ Y LA MEMORIA

 .. ya se han ido las pocas golondrinas

que alegraban la tarde en los aleros;

el otoño se viste en los humeros

y el silencio se adentra en las encinas;

… por los montes del alma y sus colinas

la mente se estremece en los alberos;

el ocre, cuesta arriba en los senderos,

conduce hacia las fuentes cristalinas;

… junto al tronco y las ramas de esta higuera,

– entre el aire y el tiemblo de la vida –

la soledad se acuesta muy temprano;

y en su rueca, de auténtica hilandera,

va hilvanando la luz, en mi memoria,

al filo fiel y exacto de  su mano.

    ———————————————————————————

EL HOMBRE QUE ME LLORA

… y ha vuelto a ocurrir que me llora el hombre;

con cariño lo escucho y lo sorprendo,

y él me huye corriendo entre la  vida

a esconderse aturdido tras el alma;

.. bien conozco el poder de sus hogueras

quemándole las brasas el costado;

he sentido su luz y sus cenizas

buscándome muy lejos de sí mismo;

… no supo ningún ángel qué es la sangre

hecha hiel por la cárcava del hueso

ni orillarse en el brillo de una lágrima;

… yo no sé si en los ojos de una madre

rayó tanta piedad, tanta ternura;

dios de amor es el hombre que me llora.

 

    ———————————————————————————

CONSIDERACIÓN SUCESIVA DE LA MUERTA VIVA

  

… quién pudiera morirse cada día

y al inicio del alba ser consciente,

porque el alma me ha herido nuevamente

y al herirme no sé si me  moría;

… si Tántalo de sed se consumía,

¿ qué fuerza lo sostuvo tenazmente ?

¿ no bebimos los hombres de su fuente

el néctar del amor y la ambrosía ?

… invisibles y exactas mis dolencias

transitan por mi cuerpo y lo utilizan

como vaso de aromas y de esencias;

y si en tanto morir me vitalizan,

¿ qué he de ser entre fuegos que agudizan

el altísimo hervor de mis urgencias ?

   ———————————————————————————

HOMBRE Y NADA

  

… en ni cuerpo de luz y de memoria

brotan cañas del pozo de la pena,

y en la hoz, donde sopla la gangrena,

diluyen sus alturas y su gloria;

… fugaz es la promesa, e ilusoria,

brevísimo este vuelo sin cadena;

los cánticos del alma entre la arena

con conjuros de sangre por la historia;

¿… cómo y dónde este tránsito se aborda,

cuando el iris del oro y el deseo

inclementes me abrasan la mirada ?

… qué angustia contemplarse y no vivirse

perdiendo el ser, el alma y el torneo;

qué lastima ser hombre y no ser nada.

    ———————————————————————————

 AL ORIGEN

… deseo reencontrarme e ir tan lejos,

que el tiempo, diluyendo la memoria,

es la piedra y la huella en que mi escoria

transmuta esta ansiedad en sus reflejos;

… absorto donde afloran mis espejos,

voy creyendo que el agua de mi noria

jamás tendrá más parte en la victoria

que usar de cangilones más complejos;

…aroma mineral traigo en la frente,

vestidura de tierra y de tomillo,

corceles que galopan velozmente;

… nunca anduvo mi vida en tanto brillo

como yendo al origen de su fuente

y ser su fuego, su yunque y su martillo.

    ———————————————————————————

DIVINOS ESPONSALES

… era tierra de trigos y maizales

con sonrojos de almizcle y de cereza;

era el llanto de Dios y su belleza

derramada entre limpios cereales;

¿ … qué mejor que con sueños virginales

dar la vida, y, a tragos, con certeza,

inundar los anillos de riqueza

para estos duros y puros esponsales ?

… cauce fue esta tierra y, en mi pecho,

agudos alfileres se clavaron,

hiriendo un corazón insatisfecho;

el alma y el dolor se levantaron

y, al cobijo del aire dibujaron,

el brillo de sus bodas ya deshecho.

   ———————————————————————————

ODA NUEVA AL SILENCIO MÍSTICO

… si el reto por volar que el alma ansía

es un grito tenaz hacia la altura,

qué dentro se presiente, sola y pura,

la antorcha con la luz que así la guía;

y si en sombra el dolor la desafía,

qué misterio tendrá aquella hermosura

– si al amparo del llanto y la tortura –

torna en gozo la angustia en que vivía;

… a través de las notas en que habita

el cántico esencial de las  esferas,

un éxtasis de paz se precipita;

y en alas de emoción, las más ligeras,

se embriaga el corazón de mil maneras

con pálpitos de sol que en él gravitan.

   ———————————————————————————

DE LAS DOS VERDADES

… pues que no habrá sin fe conocimiento,

oíd al corazón, oíd el canto

purísimo de vida con que el llanto

arranca el agua y sed del sentimiento;

… mas, dónde  es la razón y su argumento;

¿ o en qué  basar la idea sin quebranto

y hacerme una verdad si mientras tanto

se anudan la oración y su portento ?

… solo estoy entre cruce de senderos

sin mágica heredad, sin más timbales

que oír mis pies buscando otros linderos;

… y si el dardo de amor de mis trigales

no granara, decidme, qué dolores

no habría sin piedad en mis graneros.

   ———————————————————————————

A TI, CÉSAR VALLEJO, AMIGO

… con añoranza el mundo conmemora

tu raudo discurrir cual elegido,

oh cóndor en la altura sorprendido

cuando abril fue temprano y a deshora;

… fue tu canto palabra abrasadora

que, enjugando tu aliento malherido,

dio cobijo profundo y conmovido

al eco invertebral que nos devora;

¿ … acaso desde el genio y la ambrosía,

nació jamás tan honda la ternura

cual tránsito de amor de tu amargura ?

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

… partió César su pan a mediodía,

partió su hogaza cálida y madura,

nos dio su corazón ¿ qué más podía… ?

   ———————————————————————————

NAVIDAD: soneto ante Cristo

… al cantar “Gloria a Dios en las alturas”

y abrirse a mí la lluvia de El Amado,

preso quedo de un eco enamorado

que inunda el corazón con voces puras;

¿… y la  paz ? ¿ no ha irrumpido en las oscuras

oquedades del alma, y nos ha dado,

ese humilde valor, con que ha sellado,

dramáticas afrentas y amarguras ?

… y ante el pecho de Cristo, ante su cruz:

“ábreme, Señor, ábreme a la Vida,

que en Ti quiero prenderme” – gimo y ruego;

 

 

= = =

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.