CURRENT POETRY – POESÍA ACTUAL – SIGLOS XX-XXI: Orión de Panthoseas ®

Arquitecturas

EXTRACTO DE “ARQUITECTURAS”
1 – Vivir y no vivir

2 – Debiera ser capaz

3 – Ceremonial de la propia ausencia

4 – Impulso

5 – Las Parcas

6 – La guerra y el camino

7 – Hacia la época del aire

8 – Espadas de justicia

9 – Para nosotros, los afligidos

10 – Entrar y salir del pecho

11 – Proyecto: volver

12 – Reconstruir las rosas

13 – Oh, tesoro

14 – La guerra que pasó y no vimos

15 – Diálogo cósmico

16 – El precio

17 – Alguien está llamando

18 – Revolución viva

19 – Silencio y temblor

20 – Celebración de la noche del viento

21– De la paciencia y brevedad

22 – Poesía: construcción de fuego

23 – Espíritu de razón


 

 

VIVIR Y NO VIVIR

… dura es la luz y honda su verdad,
y por ser así, que nuestras dudas y deudas con el amor se salden, que él nos cure y guíe,
y ya, por él tocados, nos recubra el cuerpo con sus óleos de oro para poder resistir
las acometidas y estragos de la oscuridad;
… pues como lluvia de piedras y heridas nos asaltan y cruzan sin piedad los días,
con grito ahogado rugen cual golpe al honor, cual cántico mortal de herrumbres,
cual genocidio y opresión de almas, las de todos;
… porque, una y otra vez, alguien tiene que ir al Súper o a El Corte Inglés,
o pasar por el juzgado o el banco, o por Hacienda, o por Tráfico…;
sí, desde luego, ineludiblemente alguien deberá pasar;
pero ya, en casa, con puses viejos y sañas exaltadas,
nuestros propios fracasos se enfrentan entre sí con obscenidades y odios,
con venganzas, con multas ejecutivas y maldiciones por todo y contra todo;
… por eso, al volver el día, siempre hay alguien que, al mirarlo,
siente miedo o un terror insoportable, pues de nuevo alguien deberá volver
al Súper o a El Corte Inglés, al juzgado o al banco, o a Tráfico o a Hacienda;
… uno de ellos, ahogado por el espanto y la risa a un tiempo, decía:
“… y, encima, tuve que frenar de golpe, bajar del coche y ayudarle a cruzar la calle;
¡ no te jode, al muy cabrón, con el susto que me dio !
¡ no, no si ése lo que quería era que lo matara”…!

 ———————————————————————————

… DEBIERA SER CAPAZ

… a estas alturas, debiera ser capaz de escribir un poema bellísimo,
apto para extractar en trozos puros tantos años, juntarlos,
hacer que puedan mirarse mutuamente y después resucitarlos y vueltos a resucitar
para poder llevarlos conscientes a la mesa de sol;
… pero no sé; uno siempre espera algo extraño, un manjar por ejemplo,
algo divino y proveniente del sur, de más allá, agua y fuego vivos,
más aún;
… porque fatigados los pies y doblegados los brazos,
de entre la escasísima costra arrancada a la tierra y al corazón,
siempre esperamos haber salvado y fundido entre sí una perla de mar y un destello del cielo;
… sí, hilo a hilo y pieza a pieza debería ser capaz de instruir un mínimo flujo de sangre,
un exiguo asombro vivo, o tal vez menos, quizás sólo articular el viento, la luz, la levedad y fe
con que pudiera traer a ser unas palabras,
algo;
… y es que, créanme, lograr esto no es fácil;
bien lo saben quienes vinieron de lejos y tuvieron que contener sus alientos
frente a brutales lapsus de memoria;
y mejor aún lo saben los que ni siquiera murieron porque sus vidas no estaban perseguidas
y al marcharse dejaron sus ropas, sus sillas y zapatos como trasuntos propios de un don
que todavía fascina a los mortales;
…en fin, debería poder construir una flor siquiera y dársela,
sería una forma hermosa de amarles, de mostrarles mi parte, bien que nimia,

 ———————————————————————————

CEREMONIAL DE LA PROPIA AUSENCIA

… siempre hay algo dentro de uno mismo que intriga y ausenta, que da miedo,

algo que penetra en los espejos y retiene y oculta la respuesta terrible;
la mirada lo intuye en el cristal, sabe que mientras dure la duda de saber quiénes somos,
iremos en la clandestinidad del nombre, bajo el traje de los pasos y los ojos,
a cobijo del sonido dúctil de las palabras;
… y, probablemente, un día de ésos romos y definitivos en que lleguemos a decir
“ya vale, tío, y de aquí no paso porque ya está bien de tanta leche y mamonada,
y aquí cero y punto”,
probablemente ese día, digo, entremos en el espejo con la ira levantada,
bien dispuestos no sólo a buscarnos
sino a destruirnos;
… sin embargo, es muy posible que de repente quedemos allí dentro,
dando vueltas y desaparecidos para siempre;
como si la locura hubiera abierto otra razón y urgiera, a cambio,
el pago cierto, e inexorable, de esta ausencia sutil y transitoria.

 ———————————————————————————

IMPULSO

… adéntrate, ser mío, por el agraz del sol,
que tengo que cruzar el mar ardiendo y llevar a nuevo puerto la barca de la vida;
ven y apriétate al pecho, al calor de la sangre, a esta poca verdad que hemos hallado
entre muerte y humo a través de inmisericordes y humeantes campos de batalla;
ninguna soledad pondrá en cuestión tu brazo ni tu espada,
ni podrán vencer tu razón y fe ningún dolor que de tu fuerza emane;
… compañero, óyeme bien en este instante: hace frío esta noche y la luna, ciega,
está tirando sombra y piedras contra el jardín del alma;
pero no, no te ocultes, saldremos a morir, y después, conscientes de la muerte,
dejaremos que nos llame este impulso repleto de hojarascas y silencios
para tornar a la lucha y poder conseguir un día más, compañero, o un rato,
un rato más tan sólo con que poder urgir y urgir la libertad.

 ———————————————————————————

LAS PARCAS

… ha dolido ya tanto de este lado del aire para afrenta del conocimiento

y se evaden tan pronto los instantes que se quieren vivir…;
no, yo así no puedo instituirme;
¿ dónde está la torpeza escondida, la inacabable espada
que va derribando sin plazos ni mesuras credos, la edad y los dibujos exactos
de las manos ?
¿ dónde, en qué situación y día comienza este despojo y sufrimiento,
dónde se refugia el ser ?
¿ y cómo, cómo es esto, que no logro instaurar un compendio vivo
y ordenar mis guerreros ?
¿ es que ha muerto mi dios de sal y lluvia
y no puede defenderme ?
… no, no hay rencor ni hay otra acritud que esta emoción, este canto consciente del dolor;
¿ … es que no he visto a Las Parcas ajustar batallas e instruir con la muerte
mil estelas de olvido ?
¿ y no es verdad, también, que surge entonces un hilo de voz que nos toca la vida
y en la sombra nos llama y nombra por vez primera ?

 ———————————————————————————

LA GUERRA Y EL CAMINO

… caído en tierra, herido y desmembrado me rehago, miro al cielo y pido una señal divina,

pero mi cabeza es de plomo, mi cuerpo y pies son de plomo,
pero también el mar, la tierra, el sur,
y me tambaleo, me tambaleo y vuelvo a caer para soñar,
soñar profundamente;
… y el sueño es un combate entre fuego en sombras, entre fuego y agua,
entre dioses y hombres de lumbre y niebla, de barro y luz:
es “El Edén”;
… y despierto, y cuando quiero retornar a él, cien querubines levantan la espada
y soy expulsado a resucitar aquí;
al fin, dolido y consciente, recuerdo la batalla habida y la larga y cruenta guerra
por ganar aún;
… aire, busco aire y una brizna de paz por el pecho para poder morir mejor;
necesito templar una espada de amor y fuego que estremezca al ser;
oh, alma mía, qué labor ésta de construir un diamante con la endeblez de una rosa,
qué ardua, qué ardua y dura es;
pero, al tiempo, qué privilegio, qué honor y qué amantísimo placer.

 ———————————————————————————

HACIA LA ÉPOCA DEL AIRE

… compañeros, salid conmigo y dejadme compartir camino, que quiero veros brillar

uno a uno mientras con fe y razón trasladamos más allá las fronteras del tiempo,
más allá, hacia el sino de la muerte viva;
¿… no habéis visto, pues, que es él – el genio – el que nos despierta,
y a ritmo de soles y equinoccios viene a levantarnos para conquistar el aire y la tierra,
doblegar la eternidad y construir con ella el común altar, el de dioses y hombres… ?
¿… por tanto, a qué esperamos, a qué esplendor ajeno si no somos capaces de irrumpir
y sacar de dentro un dios eterno para asearlo, instruirlo y reconocerle su derecho
a andar y a correr ?
¿ … o sí somos capaces, compañeros, o sí somos capaces, quién de vosotros lo confirmará ?
… mirad, mirad y contemplad la tierra y las estrellas;
todo ello – como podría cantar Whitman –
no vale más de lo que está en el ápice de nuestro corazón;
más que mujeres y hombres, nuestro libro de sangre nos está convirtiendo en dioses tan veraces
como los que hacen iglesia, como los que viven en piedras o los que ya gritan y corren por las plazas;
tal cual, somos y son;
… juntos hemos muerto muchas veces y otras tantas hemos venido a España, a Europa, al mundo,
y de nuevo debemos prepararnos para volver a inventar y construir luminosas estelas y caminos;
salid, pues, y venid conmigo;
no, no se trata de una simple invitación de cortesía.

 ———————————————————————————

ESPADAS DE JUSTICIA

 

… más, más alta que la justicia, más alta, es la gracia;

ah, la gracia, la que nunca es ciega, porque ¿ podrían ser cegueras ciertas,

– pues que para algunos lo son – arrepentirse, restituir y reformar el rumbo de la vida ?

… entonces ¿ qué exclamaréis cuando invoque y pida juntos el perdón y el olvido,

decidme, qué diréis, a dónde podréis huir ?

porque tendréis una memoria desolada, sí, pero el olvido de que hablo no sólo limpia

y comprende, también lava y dignifica el corazón ¿ cómo si no los hombres

podrían reconocerse y ampararse entre los hombres, cómo ?

… así, pues, oh dones naturales, humanas luces que eleváis la razón al hogar de los dioses,

enseñadnos cómo aprehender y traer de allí [de donde nuestras vidas beben] ese aliento de poder y aire,

ese chip celestial, canto que llevamos dentro y que va derramando lluvias de amor, de fuerza y gloria;

… y si ya conocéis la gracia, salid al nuevo tiempo y, raudos, invocad el perdón y el olvido;

puros, nunca exigen la ablación del pasado, pero algún día os parecerán imperfectos y os preguntareis:

¿ … entonces, qué pedimos allí, quiénes, quiénes éramos ?

 ———————————————————————————

PARA NOSOTROS, LOS AFLIGIDOS

… puede el dolor ser tan denso, tan hondo y devastador, tan tenaz y abrasivo,

que quizás no encuentres nunca palabras de justicia para las crudas heridas de tu alma,
¿ o sí…?
[… es cuando sabe el cuerpo a hiel, a abatimiento e inusitada tristeza y lejanía, a soledad dura,
cuando por la mente suena a muerte y a murmullo ronco, a daño y a tiempo detenido;
ocurre cuando respirar oprime y asimismo oler, y toser, y hasta mover las manos porque todo
se ha puesto a gritar y se ha tornado angustia y congoja, y duele sin mesura porque una asfixia cruel
y galopante acosa la conciencia para cercarla, mirárnosla de frente y destruirla]
… ¡ ah, lucha impía ! pero ¿ por qué, por qué habríamos de morir ?
¿ tan esclavos e indolentes somos del dragón de los cuerpos,
éstos, los que instruyen y vomitan pus y sombra ?
… por tanto:
¿ qué poder extraño – digo – podrá dirigir las velas de tu barco, eh, capitán ?
– dime, contéstame –
pues ¿ dónde sucumbiste o en manos de quién las has dejado ?
pues si es preciso despierta, levántate y no des por perdida, ah, nunca, la luz de este viaje;
pero, antes, deberás detenerte y escuchar atento, ya que bajo profundas olas de dolor
deberás oír y comprender las críticas más duras de estos implacables dioses nuestros,
el dios Conocimiento y el dios Sabiduría, a los cuales, no obstante, sin luz no distinguimos;
… y, si así cumples, ecuánime y libre llegarás a puerto;
… no me escuches a mí, de ellos son las palabras.

 ———————————————————————————

ENTRAR Y SALIR DEL PECHO

… es verdad que cualquier hombre es estrella, y mar, y también enjambre de muerte y luz,

de luz y muerte,

y ello es, es verdad;

… en nuestros ratos densos, profundos y oscuros, cuando gime el cielo y de la tierra se alzan

vapores helados de soledad y miedo;

cuando uno ha regresado al pecho por devastación y guardado en él la fuerza, la razón y la alegría

y allí quedan con la mente cerrada, en espera del apocalipsis o conclusión del mundo,

es cuando en supremo esfuerzo y desorbitados los ojos por tanto y tanto morir,

sale el alma a su reja y a duras penas logra preguntar al cuerpo que por qué late su pulso, que por qué llueve

o por qué aún se resucita a sí mismo y en sí mismo

y brilla el sol;

… y si grande es el asombro, la ocasión es grande;

la última vez me dije: “despierta, alma mía, y escucha la luz eterna, pues, éste que ves,

es el momento sublime de renacimiento y reconstrucción del mundo”;

por lo que ahíto de valor y congoja, decidí salir a luchar y tal vez a ver y comprender

para definitivamente lograr morir, y ya, sin lastre inmundo, poder tornar sin odio ni rencor.

 ———————————————————————————

proyecto: VOLVER

… hacia arriba miro desde el bajío, desde el lagar del mundo,
desde donde termina el universo en fraguas y dolor, desde el extremo exacto del abismo;
pesa aquí la tierra adherida al fuego, pesa el agua, el aire, la oscuridad,
y pesa, pesa levantarse y asimismo andar y mirar, fijarse y alumbrarse desde dentro,
contemplar lo alto;
… yo sé que he caído desde más allá del cielo y que mi espíritu va armado con vetustas luces
de piedras y flores, de animales/hombre y de equívocas palabras para triunfar,
y para ello, no, ya los cuerpos/barro de Darwin no me sirven;
cómo podría sobrevivir y subir tan alto si de carne he sido y en la lucha seré tan débil;
no, ya no, ni a vosotros…;
… busco en mí, por tanto, llagas viejas, herramientas/fuente vivas, experiencias,
abrevaderos puros con que la voluntad construya su poder, y ya, fortalecida y fortalecido,
a casa me devuelva nuevo y limpio;
… como un ETE/hombre u hombre/ETE postmoderno, reclamo a la altura mi lugar,
el vuestro, el del paroxismo de la luz sin esta intensa y larga lacra de la muerte muerta;
… con razón, trabajo y fe, en esta hora deposito el ser;
y escuchad, escuchad conmigo qué grato es el silencio.

 ———————————————————————————

RECONSTRUIR LAS ROSAS

… sobre barrios de Londres se aja la verdad, se diluye, y también sobre París y Berlín,
y Roma, y Madrid;
más que en EE.UU, es en Europa donde se gestan las batallas:
sobre sus pies y estómago, sobre su corazón;
en Occidente se creyó hace tiempo que las rosas de dolor no fueron más que rosas de dolor;
y así, con el euro en fiesta, de fiesta nos vestimos, pero también de miedo y madrugada,
sin aurora ya y prostituido el día,
y tan ligera y cobardemente;
… bajo la luna, cómo observa en silencio el búho los movimientos y rasgos de su presa,
cómo articula en los ojos su poder y los ciñe por completo sobre lo que ha de darle vida;
… periódica y gradualmente la oscuridad y la luz se difaman para, paso a paso,
realimentar el sol y reconstruir las rosas;
pero las rosas, cual rosas, jamás fueron eternas;
… de EE.UU serán las de Europa,
ay, y también las últimas.

 ———————————————————————————

OH, TESORO

… al llegar el invierno, oh tesoro, nos hemos ido dentro para ir sembrando florecillas
en las manos, en los brazos, en el corazón;
la oscuridad es la ira ciega del mundo contra las tres, las cuatro y las cinco de la tarde,
pero también contra las diez, las once y las doce de la noche porque es un puño duro
que las toma, las pulsa y destruye;
y frente a más acoso y destrucción, ah, lo hemos visto,
más profundas arrancan nuestras flores;
observémoslas brotar y crecer en nuestra sangre y en el color de la vida,
sobre las fuerzas y ecos de nuestras casas;
… bien sabemos que ignora su ignorancia la oscuridad, de aquí la compasión y la ayuda,
y de aquí el silencio y luz sublimes que irradian por las plazas al amanecer;
… saldremos al festín del sol y, al vano de su sombra, buscaremos amigos y enemigos;
sembraremos, al fin, oh, tesoro, oh ser querido, nuestras sencillas flores,
sobre el suelo y en el mar.

 ———————————————————————————

LA GUERRA QUE PASÓ Y NO VIMOS
[Occidente, anagrama literario y póstumo]

… pocos sabían – fueron a los que ignoraron y apartaron – cómo y por qué en el alma de Occidente
se había instalado de forma irreversible la tristeza;
de Norte a Sur, de Este a Oeste en aviones, autobuses y trenes, ni siquiera una palabra de amor,
una sonrisa, e igualmente en los Metros, en los cines y en las óperas,
en los bailes o en las playas…
… sus tecnológicas gentes, de larga vida, a través de este poder consiguieron gozar copiosa
e inenarrablemente del ser, pues a fuerza de debatir y razonar con frialdad,
– sin jamás detenerse a mirar atrás –
durante siglos y siglos marcharon con su dios/saber hacia delante;
por ello lograron dominar ya las cúspides del aire o las simas de la tierra;
pero era bien cierto que cuando volvían lo hacían tristemente,
y que las reuniones para celebrar los triunfos, en realidad se habían transformado
en desabridas e insondables convenciones de ruina y de tristeza;
… de aquí que, cuando de forma masiva comenzaron a suicidarse y suicidarse,
instruyesen con rapidez jornadas y foros propiciando concitar entusiasmo y alegría;
incluso, a fin de programar y remediar tan sin igual tragedia,
investigaran con rigor e ingenio el presunto gen de la felicidad continua;
… los individuos de Ariadna – ah, casi todos – acabaron quitándose la vida,
o bien murieron sordos y ciegos con la cara contra muros y paredes del alma,
inmersos en el silencio amargo de una soledad social e indescriptible;
…sí, técnica y biológicamente llegaron a ser perfectos,
pero habrían de volver no obstante porque alguien, en el instante mismo de morir,
osó mediar por ellos y pidió diciendo:
“…oh luz amada, ten compasión y límpianos los ojos,
préndenos el corazón y vuélvenos al mar”.
¿… y hoy, quiénes son… ?;
nadie, nadie lo sabe;
hace mucho que se les está buscando.

 ———————————————————————————

DIÁLOGO CÓSMICO

– ¿… quién eres y de dónde vienes ?

– … renací en Vecilla de la Polvorosa, pero no sé quién soy ni de dónde vengo;
mi aldea es muy pequeña, una miga en la sal de la Tierra;
– … tal vez pretendas decir de Dios, una miga en la sal de Dios…
– … en la sal de Dios, sí, de Dios;
oh, perdón, perdón…

—[detenerse]

– … qué silencio tan hondo ¿ es así como observáis u oís a vuestro sol o a los soles,
ensimismados en el corazón ?
– ¡… ah, los soles, todos los soles !
a veces son demasiados y no puedo imaginarlos,
sentirlos, tocarlos, traerlos…
– ¿ has probado a hacer con ellos calles, ferrocarriles, automóviles, puentes… ?
– … sí, pero aún no he logrado construir alamedas modernas;
estoy buscando mi voz en su luz o luces,
las que me den la fuerza primordial de la Vida;
– … ah Orión, Orión, la Vida dices;
– entonces ve y adéntrate por ella;
pues por qué, por qué has temido y aún temes cruzarla.

 ———————————————————————————

EL PRECIO

… ser mío, rebélate y ayúdame a construir mis almas, que necesito obtener la flor y luz

del aire y de la tierra, y la de la pasión [la del agua]
ayúdame, ayúdame a expresar en esta hora ingente la determinación sublime de morir
cual si fuese un verdadero héroe, pues no lo soy;
tengo huesos de arena blanda, los sentidos me hieren y la inteligencia se engríe en mí,
se hincha;
… esta mañana, cuando todavía el cielo sólo era germen de alabastro y sombra en los cristales,
cuando llamó el reloj de la vida y tuve que decidir si sí o si no frente al grito de ahí afuera,
supe que tendría que luchar contra la desesperación y esta debilidad extrema que tanto asusta en las densas
y terribles horas;
… de ello, ser mío, más de una vez hemos hablado, pero nunca fue tan tarda y ronca la conciencia
en acudir y responder;
probablemente también tema a la muerte, o tal vez sienta el temblor
que la incertidumbre inflige al ceder al fin y dar paso fiel a las certezas;
… por eso ayúdame, ayúdame a afrontar este severo e irreductible precio
que hoy exige la dura lucha de la resurrección.

 ———————————————————————————

ALGUIEN ESTÁ LLAMANDO

– ¡…misericordia, amor, misericordia !
– ¿ quién eres… ? ¿ … eres el diablo o un hijo del diablo ?
– no, soy un hombre;
– ¡… un hombre ! ¿ aún quedáis hombres ? ¿ desde dónde me hablas ?
identifícate;
– ¡ … abre por Dios, ábreme, estoy apunto de morir !
– ¿ morir… ? ¿ qué es morir ? ¿ estás en La Tierra, acaso ?
– estoy dentro de mí y he entrado en un lugar hondo y oscuro,
he visto la muerte;
– bien, entonces no te desesperes y escúchame:
esfuérzate, fija tu vista y busca aún más dentro,
y, aunque te duela, hazlo, esfuérzate y sigue buscando…
– ¡ ah, ya no importa ! las veo, las veo;
tengo roto el corazón,
pero ahí están las rosas;
al fin, al fin…

 ———————————————————————————

REVOLUCIÓN VIVA

… esta revolución, tan exigua en vida y en palabras,
es exclusivamente íntima, es mi beligerancia, amor puesto al tempero
de una verdad que instituye y dirime más verdad;

… y tiemblo porque no logro rescatar de las entrañas de hombre
mi infinito poder, de allí, donde tienen lugar las hordas y huracanes de sangre
sus terribles contiendas de luz y muerte;

… no creáis en las revoluciones hoy,
pues las revoluciones hay que llevarlas bien guardadas,
dispuestas para socorrer sin socorrerse en medio de la vida
y de las calles;

… tener una revolución viva es el mayor de los empeños,
y no en balde, digo también, el mayor de los milagros.

 ———————————————————————————

SILENCIO Y TEMBLOR

… si no supiera que no puedo alcanzar todo el dolor, abandono y silencio

que la vida contiene, no sabría que este verano es hermoso, ni que la luz se levanta
y recorre este instante como un dios reciente y conmovido;
me turba este placer cual usura en la sangre,
la que siento dentro como quemándome el cuerpo, como riego de amor
para que no me muera,
pues siempre, siempre habrá estrellas íntimas que nunca sabremos por qué brillan;
… pero hay tantas evidencias y luz esta tarde, y tanto ser, arrobo y enamoramiento,
que es inútil contra este diluvio de silencio vivo obstinarse y obstinarse en morir;
en verdad me tocan y hablan;
tengo su temblor.

 ———————————————————————————

CELEBRACIÓN DE LA NOCHE DEL VIENTO

… oyendo tiritar un tallo de tristeza,
el viento detenido;

como en mi alma oyó,
y entre el oro y el grito en que un instante
es,
el rocío
y el labio de la noche
ejerciendo de aurora redentora del mundo;

… gravita el viento, y, aún dudando, triunfal y con feroz rugido,
alza el vuelo y ordena la alegría.

 ———————————————————————————

DE LOS PERDEDORES

Los muros de las viejas fábricas están llenos de frases perdedoras

“no a la regulación”, “no a los despidos”, “no cerrareis un taller”;
[…por recoger infinito,
por llevármelo y que el corazón no quede como llanto helado
por talleres y fábricas con que recordar que perdieron los perdidos,
– los de entonces, los de ahora –
y por no contarlos, y por no secar el mar…]
… las frases y sus muros jamás debieran desaparecer
porque el dolor no desaparece y hay que darle al grito heroico su pared,
su feminidad y hombría, y dejarlo allí un tiempo como bandera de opresión,
y lucha, y libertad,
cual si fuera un salmo que naciese para ser leído en todos los altares y mañanas
en los umbrales del amanecer;
… y porque todos los seres, lo sepamos o no, necesitamos paredes y gritos
con que estrellar y estremecer con miedo, desesperación y furia,
los terribles embates de la vida.

 ———————————————————————————

DE LA PACIENCIA Y BREVEDAD

… en las cosas sencillas he guardado un vuelo de paloma,
el néctar del rocío
y el piélago del tiempo;

… y de nuevo, por la greda,
– una vez más – he recogido piedrecillas y las he puesto allí,
junto a la vida, para saber que queda la paciencia aún,
el fiel conocimiento con que poder abrir los soles y las conchas;

… algo tendrá que ver la brevedad,
pues que dejamos testigos por la orilla,
aquí y allá destellos, rayas, brillos…

… qué difícil describir una imagen y estar dentro.

 ———————————————————————————

POESÍA: construcción de fuego

… entre intensas lumbres engendro este poema;
llamas cerebrales siento entrar al corazón y herirlo, trascenderlo;
potros de luz sobre la Red, cabalgan las palabras;
… un poema es fuego puro,
un sol devorador que sólo el agua viva mesura y acompasa;
… cuando el espíritu incendia el ser y en él declara ardiendo las fuerzas y potencias,
irremediablemente el alma afronta sus muertes prematuras, y conflagraciones de dioses,
y conciertos ingentes de sonidos invocando en acordes las primicias del mundo;
… esta noche, ser mío, disponte y ven a renacer de nuevo,
sé valiente y construye un dios de agua y fuego, levántate y lucha, enséñale a nacer.

———————————————————————————

ESPÍRITU DE RAZÓN

… ser mío ¿ oyes lo que el corazón pregunta … ?

“si seremos capaces de sentir el latido pavoroso del mundo
y expresarlo dentro y fuera tras un grito de sangre”;

¿… porque, acaso, podremos los caídos e iletrados, los de mente desesperada,

los simples, toscos y vulgares, siervos y villanos, recoger la fuerza de ese grito e instaurar la esperanza ?
¿ … y nos despojaremos de la cruel servidumbre del dolor y con luz propia y carnal
podremos mirar al fulgor de lo alto ?
pero ¿ y a los atestados autobuses y trenes de madrugada, bajo las órdenes del amo
y con la dignidad en ruinas, dime tú, oh sabio espíritu de razón,
podremos redimirlos tras aquel enorme y profundo grito ?

… somos aquí todos los hombres y mujeres, los de Norte y Sur, los de Este y Oeste reunidos,

clamando y resucitando, empeñados en sustituir para el XXI el caparazón terrible del oprobio
por la justa, primorosa y tierna piedra blanca;
y ello aunque alguien, una vez más, esté dispuesto a herirnos y arrebatárnosla como siempre fue;

siempre, siempre habrá bandidos y siempre llegarán.


                                          == =

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.